El FdT busca crecer en la región centro

16 de julio, 2019

alberto f perotti región centro

En el Frente de Todos establecen prioridades. Suponen que para ganar debe sacar ventajas importantes en la tercera sección electoral bonaerense, bastión histórico del kirchnerismo, aprovechar el empuje de la alianza con Sergio Massa en la primera, mejorar en el interior provincial y fortalecerse en la región centro del país, principalmente en Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos. Si en las dos últimas ven chances concretas de derrotar a Juntos por el Cambio, en la provincia mediterránea el objetivo es acortar distancia, disminuir la brecha enorme del escrutinio de 2015.

 

El peso de los distritos en cuestión valida por sí mismo la preocupación. Córdoba representa el 8,8% del padrón nacional y en el anterior turno fue clave para el triunfo de Mauricio Macri: allí, Cambiemos sacó el 71% en el balotaje frente a Daniel Scioli. Es más, en las generales, el candidato del Frente para la Victoria se ubicó tercero, por debajo incluso de Sergio Massa. Santa Fe, en tanto, representa el 8,43% del total. Mientras que Entre Ríos, el 3,21%. Provincias importantes, en definitiva, demográficamente, pero no sólo eso.

 

El viaje de Alberto Fernández a Córdoba, la semana pasada, para obtener la preciada foto con el gobernador Juan Schiaretti fue el primer intento de la principal fuerza opositora para descontar distancia o neutralizar el poderío de Juntos por el Cambio en la provincia. De Schiaretti, Fernández se llevó la reunión formal y un comunicado más formal todavía de parte de la gobernación. Pero no pierde las esperanzas. Un sector de Unión por Córdoba ya le dio el aval a su precandidatura, con el senador Carlos Caserio a la cabeza y el intendente Martín Gill, de Villa María, entre los jefes comunales encolumnados. Si Scioli obtuvo 19,26% en las generales, especulan en el equipo de campaña de Fernández, sin tercera fuerza relevante en discusión y con Massa dentro del Frente, Fernández debería obtener un porcentaje sensiblemente mayor, incluso cuando no pueda evitar la derrota.

 

En Santa Fe y Entre Ríos, en tanto, apuestan a lo que puedan aportar los gobernadores: electo en el caso de la primera y reelecto en el de la segunda. Omar Perotti mostró su inclinación por el precandidato peronista luego de su triunfo en la elección provincial, que le permitió a su partido recuperar la provincia luego de doce años de dominio socialista. Pero ese apoyo, todavía tibio, esperan que se materialice con recorridas con Fernández por la provincia y actos de campaña. En 2015, Macri obtuvo en la provincia 35,29%, en las generales, mientras que Scioli, 31,77%, algo que podría revertirse, especulan en el Frente.

 

En cuanto a Entre Ríos, el gobernador Gustavo Bordet es de los mandatarios que mejor vínculo mantuvieron con Casa Rosada. Con la reelección asegurada, dio muestras de apoyo a Fernández, también tibios. En 2015, la provincia tuvo un saldo de 1.035 votos a favor de Cambiemos, que el Frente de Todos no sólo considera que tiene condiciones de revertir, sino también de hacerlo de manera amplia.

Dejá un comentario