El Banco Central lanzó el operativo anti stress electoral

23 de julio, 2019

dólar

Por Luis Varela 

 

A dos semanas y seis días de las PASO, preparándose para un momento de mayor stress financiero, el Banco Central tomó ayer una batería de medidas con un objetivo muy claro: planchar el precio del dólar, mantener elevadas las tasas de interés en pesos y evitar que la salida de los inversores por la elección genere una complicación para la primera vuelta de octubre.

 

Esencialmente, la decisión de la autoridad monetaria tuvo que ver con movida de encajes bancarios, orientando a las entidades para que sean inducidas a pagar más tasa por los plazos fijos. Pero la movida llegó de la mano, además, de gran venta de dólares, por lo cual el Gobierno está empeñándose a futuro para intentar evitar una de las clásicas corridas que sufrió muchas veces el país cada vez que se enfrentaba a una elección decisiva.

 

Ayer, de manera preocupante, entre el Central y el Tesoro se operaron US$ 1.430 millones en el mercado de futuros y US$ 840 millones en el mercado contado, y además Reconquista 266 perdió US$ 268 millones de las reservas a la vista, por lo que quedan en sus arcas US$ 68.330 millones, luego de la sucesión de préstamos que estuvo realizando el Fondo Monetario en los últimos meses.

 

El gran esfuerzo cumplió con su objetivo: mantuvo al dólar planchado, en un momento en el que hay ebullición de precios, con subas en los macro mercados, en muchos casos superiores a los centros de venta minorista, como si algunas empresas se estuvieron cubriendo, por si el kirchnerismo llega a acceder al poder, y se le ocurre iniciar un período de precios cuidados. En el exterior el dólar subió 0,3% contra la libra, 0,2% contra el mexicano y 0,1% contra el yen y el chileno; pero bajó 0,2% contra el real. Y, con el Central moviendo el manubrio, en Argentina el dólar estuvo mixto: el oficial minorista bajó un centavo hasta $ 43,61, el blue subió 11 centavos hasta $ 44,06 y hubo una suba de 3 centavos para el dólar mayorista, hasta $ 42,45 pesos. Con eso, en línea con lo que ocurrió en el exterior, el resto de las monedas tuvieron poca variación: medidas en pesos, el real subió 6 centavos hasta $ 11,36, el euro subió 3 centavos hasta $ 47,58 y la libra bajó 2 centavos hasta $ 52,97.

 

Las decisiones de política monetaria del Banco Central dieron vuelta la tendencia de las tasas, que venían bajando hasta el jueves pasado. Hubo un rebote en la tasa de las Leliq: pagaron 58,848% anual promedio con máximo del 58,980%. Y se pagó más por los plazos fijos; 47% anual por plata chica y 51% por plata grande.

 

Esta pulseada entre dólar y tasas asistió además a un fuerte intercambio en los volúmenes y las cotizaciones de los títulos argentinos, tanto públicos como privados. En este sentido debe tenerse en cuenta que el partido de los valores argentinos casi no se juega en el mercado interno. En el exterior se opera en acciones doce veces más que el volumen que se concreta en la Bolsa porteña. Y en títulos públicos el monto del mercado externo es ocho veces más grande que lo operando en el mercado local.

 

Con ese desequilibrio en el tablero, mientras hubo una baja para los bonos de India, de Japón y de Italia; con suba para los de Holanda, los argentinos tuvieron una rueda con poco volumen negociado y con precios levemente a la baja, por lo que el riesgo país no se movió (se mantuvo en 784 puntos). Así, el 80% de lo operado en bonos se transó en cuatro títulos: el bono AY24 reunió el 40% de los negocios totales, el bono TC20 tuvo el 15%, el TC20X el 14% y el bono AO20 el 12%. De ese modo, en los extremos se vio un salto del 12% para el bono JUS2D y subas del 2% al 8% par a los bonos PBM24, PB24D, A2E3C, PAA0D, A2E8C y PAY0. Y una baja del 4% para el bono PARP y mermas del 1% al 2% para los bonos AA37, DICYD, A2M2, CUAP, PUM21 y DICP.

 

Mientras los mercados bursátiles externos están evolucionando tranquilos, de manera casi lateral, la Bolsa de Buenos Aires experimentó su cuarta caída al hilo, lo cual refleja que muchos inversores están dispuestos a abandonar Argentina, hasta que se sepa quién va a ser el que mande en la Casa Rosada a partir de diciembre.

 

Hubo subas entre el 0,1% y el 0,7% en los índices de la Bolsa de Nueva York. Por su parte, la Bolsa de San Pablo subió 0,5% y la de México cedió 1%.

 

En Buenos Aires, en cambio, el clima fue muy negativo. Con $ 710 millones operados, el índice S&P Merval cayó 3,6%. El 80% de lo negociado en acciones se concretó en doce papeles: G.F. Galicia tuvo el 17% de las operaciones totales, Supervielle reunió el 10%, Pampa Energía tuvo el 9% e YPF el 8%.

 

Con esa estructura, hubo un salto del 7% para Introductora y alzas del 1% al 1,7% para Patagonia, Tenaris, Ferrum y Garovaglio. Pero al mismo tiempo se vieron duras caídas del 3,5% al 6,8% para Santander Rio, Holcim, Supervielle, Pampa E, TGS, Valores, Metrogas, Galicia, Carboclor, Indupa y Phoenix.

 

Mientras que los ADR argentinos que cotizan en Nueva York estuvieron mixtos, con subas del 1% al 3,4% para Irsa P, Bunge y Tenaris; pero con caídas del 1% al 5,2% para Pampa E, TGS, Galicia, Macro, Irsa I, Cresud, Telecom, Edenor, YPF y Ternium.

 

También hubo muchos movimientos en las commodities, con los inversores siguiendo con preocupación la tensión entre el Reino Unido y Estados Unidos con Irán. Por eso hubo un repunte del 0,8% para el barril de petróleo, que llegó hasta US$ 56,10. Los metales preciosos mixtos: la onza de plata subió 1% y hubo una baja del 0,1% para el oro. Los metales básicos actuaron débiles: baja del 0,9% para el cobre, merma del 1,8% para el aluminio y descenso del 2,8% para el níquel. En Chicago: caída del 3% para el trigo, baja del 2% para el maíz y descenso del 1,5% para la soja. En Rosario: el trigo subió 0,5%, la soja bajó 0,9%, el maíz cedió 1,4% y el girasol retrocedió 3,2%. Y finalmente el Bitcoin achicó otro 2,5% con el resto de las criptomonedas en línea.

Dejá un comentario