Dólar y tasas calientes con acciones y bonos resistiendo

30 de julio, 2019

BCRA Dólar

Por Luis Varela

 

A doce días de las PASO (apenas nueve ruedas de negocios para el primer test electoral), a medida que se van conociendo encuestas que descolocan al Gobierno o a la oposición, los candidatos van haciendo declaraciones y mucho de lo que dicen tiene directo impacto en los negocios de la city porteña.

 

Después de que durante el fin de semana Cristina Fernández afirmara que “hoy con la comida en la Argentina estamos igual que Venezuela”, el que movió el avispero ayer fue Alberto Fernandez, quien habló sobre la gigantesca masa de dinero que le paga el Banco Central a los bancos por las Leliq.

 

Y, al mismo tiempo, afirmó que estas tasas de las Leliq existen para frenar artificialmente al dólar, y que con eso el Gobierno tenga alguna chance de pelear la elección: “Este no es el precio real del dólar -afirmó-, ellos lo saben y hay que sincerarlo”.

 

Semejante afirmación hizo que el valor del dólar se pusiera para arriba ni bien arrancó la semana, en un día en el que empezaron a compensarse operaciones de fin de mes. Así, el dólar oficial subió ayer 42 centavos hasta $ 44,93, el blue ganó 20 centavos hasta $ 45,15 y hubo un salto de 48 centavos para el dólar mayorista, hasta $ 43,83.

 

Todo este movimiento se concretó a pesar de los esfuerzos realizados por el Banco Central, que operó de manera muy sostenida en el mercado de futuros y que, además, volvió a subir otro peldaño las tasas de interés, en un día en el que el BCRA perdió US$ 66 millones en las reservas contado por lo que quedan US$ 68.000 millones.

 

En el mercado de futuros el BCRA operó US$ 1.000 millones en los negocios de fin de mes y US$ 1.800 millones en los contratos hasta fin de año. Y con eso, los valores futuros del billete volvieron a escalar otro poco, con cotizaciones de $ 46 para fin de agosto y de $ 54 para fin de año.

 

Pero además de las operaciones cambiarias, el Central también subió la tasa de interés. Pagó más tasa por las Leliq, los títulos criticados por Fernández: la tasa fue del 60,097% anual promedio, con máximo del 60,220%. Y, a pesar de esta suba, los bancos aplicaron una leve baja en la tasa de los plazos fijos: pagaron 48% anual por plata chica y 51% por plata grande, ya que el stock de colocaciones de inversores y ahorristas está terminando julio con una expansión de casi 4,7% mensual.

 

Esta alteración del dólar en Buenos Aires, que significó un alza del 1,1% para el precio del billete, no fue la modificación más grande del mercado de cambios mundial. En el exterior el dólar subió muy fuerte contra la libra esterlina, con una Gran Bretaña que se va complicando en su camino hacia la separación económica con la Unión Europea (Brexit). Ayer el dólar saltó 1,3% contra la libra esterlina, pero estuvo más tranquilo contra otras monedas: ganó 0,2% contra el real y el chileno y 0,1% contra el yen y el mexicano, pero bajó 0,2% contra el euro. Todo esto se observó a horas de que la Reserve Federal defina la baja en la tasa de interés (veremos si se concreta).

 

Lejos de los cimbronazos cambiarios y de tasas de interés estratosféricas, los títulos argentinos tuvieron ayer una buena rueda, con inversores internacionales tomando posición en activos locales, con expectativa de que Macri consiga la reelección en octubre, o en el balotaje de noviembre. Ayer los bonos estuvieron sostenidos y la Bolsa de Buenos Aires anotó su quinta alza consecutiva, por lo que ganó nada menos que 10% a lo largo de la última semana.

 

Con todo esto, en plena campaña electoral, con una inflación que está rodando a un ritmo del 2,7% mensual, las Leliq pagan una tasa del 1,2% por semana o del 4,7% por mes. Y su stock sigue creciendo de manera peligrosa: medido en moneda dura, ya llega a US$ 24.400 millones, y el pago de intereses por esta vía alcanza a US$ 14.000 millones de dólares. Por supuesto, todos estos fondos serán reales cuando se paguen, de acuerdo a lo que pase con el dólar y con los plazos fijos de acá a diciembre.

 

Con este marco, la agencia Delphos emitió un informe en el que afirmó que “el mercado está colocándose en una posición optimista que debe revisarse. El peronismo está yendo unido a esta elección, ganará en provincia de Buenos Aires y Macri no tiene un triunfo asegurado ni en segunda vuelta, por lo que la cautela es lo que debe mandar”.

 

Más allá de la advertencia, ayer hubo otro escalón alcista en los títulos argentinos. Con un volumen operado sólido, hubo una suba mínima para los bonos argentinos, con el 80% de lo operado en bonos transado en tres papeles: AY24 39%, TC20X 33% y AO20 11%. Con esto, en los extremos se vio un salto del 15% para el bono C27DD y subas del 2% al 5,4% para los bonos BDC20, A2E8D, BPLD, A2E2, BD2C9 y DIA0. Y una caída del 9% para el bono BP21D y mermas de entre el 1% y el 4,7% para los bonos PF23D, PBA25, PARY, TC20Z y A2E2D. Por todo esto, el riesgo país volvió a achicar unos puntos, hasta 783 unidades.

 

En las bolsas del mundo la rueda fue entre tranquila y positiva. Hubo cierre mixto en la Bolsa de Nueva York: el Dow subió 0,1% pero el S&P bajó 0,2% y el Nasdaq declinó 0,4%. A su vez, se anotó una suba del 0,6% para la Bolsa de San Pablo y del 1,5% en la de México, a pesar de que analistas como Miguel Boggiano afirman que se viene un cambio estructural en el mundo de las inversiones, y que debe ampliarse las posiciones en oro y plata, como inversiones refugio.

 

Lejos de ese cuidado, y sin importar la suba del dólar, la Bolsa de Buenos Aires operó un volumen mucho más alto ($ 1.347 millones) y el índice Merval subió otro 1,9%, con el 80% de lo operado en acciones transado en diez papeles: con Grupo Galicia acumulando el 26% de los negocios y TGN llegando al 14% de las operaciones. Con eso, en los extremos hubo subas del 3% al 8,3% para Phoenix, TGN, Indupa, Banco Río Preferida, Garovaglio, Loma Negra, Hipotecario, Carboclor, Cablevisión y Ternium. Con bajas del 1% al 4,7% para Polledo, Domec, Fiplasto, Patagonia TGLT, Havanna y Quickfood.

 

Y por si faltara un dato optimista, los ADR argentinos que cotizan en Nueva York también tuvieron un buen día, con alzas del 1% al 2,8% para Irsa I, Galicia, Macro, TGS y Edenor; y bajas del 1% al 1,3% para Irsa P y Tenaris.

 

Finalmente, en commodities hubo una generalizada suba de precios. Se anotó un alza del 1,4% para el petróleo y el barril llegó a US$ 57. Los metales preciosos estuvieron firmes: el oro subió 0,6% y la onza de plata ganó 0,4%. Los metales básicos actuaron en alza: el níquel subió 1,5%, el cobre mejoró 0,9% y el aluminio tuvo un alza del 0,4%. En Chicago hubo una suba del 0,3% para la soja, alza del 0,6% para el maíz y mejora del 1,5% para el trigo. En Rosario se vio una suba del 3% para el girasol y del 0,7% para el maíz, pero baja del 0,9% para la soja, del 2,2% para el trigo y caída del 6,1% para el sorgo. Y se registró un desplome del 6,7% para el Bitcoin, con bajas menores para el resto de las criptomonedas.

 

Dejá un comentario