Datos dispares de la industria en junio, pero con buenas expectativas

24 de julio, 2019

actividad industrial producción industria empleo

En junio, el Indice de Producción Industrial (IPI) de Fiel mostró una caída del 1,3% respecto al mes anterior en términos desestacionalizados, compensando parcialmente el avance de 1,9% registrado en mayo. Sin embargo, según la medición de Ferreres, el IPI-OJF registró una expansión de 1,4% durante el mes pasado.

 

“Desde diciembre pasado la actividad industrial ha permanecido estable acumulando una ligera mejora de 0,6% en los primeros seis meses del año en la medición desestacionalizada”, explicaron desde Fiel. Si bien en junio observaron una caída de 5,6% contra el mismo mes de 2018, destacaron que tres ramas ‐ la refinación de petróleo, la producción de alimentos y bebidas y la producción siderúrgica ‐ mostraron mejoras interanuales.

 

“Dos fenómenos contribuyeron a una caída más marcada de la producción industrial en el mes. Por una parte, el nivel de lluvias más que triplicó el promedio histórico para el mes de junio afectando la actividad de la construcción y sus sectores de insumos conexos, y por otro lado, el apagón eléctrico de mediados de mes que derivó en paradas no anticipadas y demoras en la puesta en funcionamiento de las plantas. Adicionalmente, el menor número de días hábiles también afectó algunas actividades ‐ en particular en el sector de alimentos”, justificó Fiel en su informe. De ese modo, en el primer semestre del año la industria continúa reduciendo su caída hasta el 8,3% en la comparación interanual.

 

 

Finalmente, destacaron que la producción de bienes de consumo no durable acumula una mejora del 4,5% desde noviembre pasado en la medición desestacionalizada. “El retroceso de la medición desestacionalizada ha postergado el inicio de una nueva fase de recuperación industrial”, expresaron. Sin embargo, concluyeron que para julio la normalización de actividades le permitirá dar continuidad al recorte del ritmo de caída de la producción industrial.

 

Por otra parte, el IPI-OJF determinó que en junio la producción industrial cayó sólo 1% interanual, acumulando una baja de 6,9% para la primera mitad del año.

 

“Los datos de junio corroboran el proceso de desaceleración de la caída en la actividad industrial que comenzamos a observar en abril, anotando el tercer mes consecutivo de crecimiento en la medición desestacionalizada”, sostuvo el informe de Ferreres.

 

 

Al igual que el parte de Fiel, el IPI-OJF observó una mejora importante en la producción de alimentos y bebidas, con una fuerte una expansión en sus niveles de actividad, motorizado principalmente por la elaboración de aceites y harinas, mientras que la mayoría de los otros sectores no logran recomponer los niveles de producción que exhibían el año pasado.

 

“Para los próximos meses la industria continuará exhibiendo estas dos caras, con el empuje por un lado de los sectores ligados al agro y el tironeo por el otro del sector automotor, mientras que para el resto de los sectores esperamos una muy paulatina recuperación, en la medida que la recomposición salarial y la estabilidad macroeconómica lo permitan”, pronosticaron desde Ferreres.

 

Dejá un comentario