Caos en Hong Kong: conflicto sin fin y manifestantes cada vez más violentos

22 de julio, 2019

Casi dos meses después de las protestas del verano en Hong Kong, las posiciones solo parecen estar endureciéndose y la presión es cada vez mayor de Beijing para intervenir y restaurar el orden.

 

El último fin de semana de disturbios en Hong Kong está provocando nuevos temores de que los manifestantes puedan dirigirse a una violenta confrontación con el gobierno chino, a los que se sumaron también activistas que defienden a China. Ambos lados parecen estar listos para escalar sin ninguna solución a la vista.

 

Los manifestantes aumentaron las apuestas cuando algunos llevaron sus quejas directamente a la puerta del Partido Comunista, en uno de los actos de desafío más abiertos desde la entrega de la ex colonia británica en 1997.

 

Rodearon la sede del gobierno local de China, destruyeron el emblema nacional, vandalizaron con aerosol el exterior con consignas como “Liberate Hong Kong” y “Revolución de nuestro tiempo”.

 

Activistas vestidos de negro, muchos de ellos con máscaras, desafiaron las órdenes de la policía y marcharon más allá del final oficial de una manifestación que tuvo lugar ese mismo día, cerca del corazón del centro financiero.

 

Hong Kong ahora ya experimentó 7 fines de semana consecutivos de protestas antigubernamentales, en lo que es su peor crisis política en décadas.

 

Pekín advirtió que el incidente, que terminó cuando la policía despejó las calles con gases lacrimógenos, es un desafío para mantener la autonomía de Hong Kong, basado en ‘un país, dos sistemas’.

 

Sin embargo, no hay opciones fáciles, ya que los manifestantes dirigen cada vez más su ira a una cosa que Pekín no negociará: su gobierno sobre Hong Kong.

 

 

 

 

Dejá un comentario