¿Por qué es importante lo que pasa en Hong Kong?

17 de junio, 2019

¿Por qué es importante lo que pasa en Hong Kong?

Los manifestantes de Hong Kong están enviando temblores a Beijing, donde la imagen cuidadosamente trabajada del presidente Xi Jinping, de la fuerza y la competencia, se está poniendo a prueba y enfrenta el desafío más destacado hasta ahora para su autoridad.

 

La líder de Hong Kong, Carrie Lam, se disculpó ayer por su polémico proyecto de ley de extradición que llevó nuevamente a cientos de miles de manifestantes vestidos de negro a regresar a las calles, esta vez para exigir su renuncia.

 

Los organizadores dijeron que la protesta de este fin de semana fueron más grandes que las de la semana pasada, cuando estimaron que más de 1 millón de personas se presentaron en el centro de la ciudad. La gente se ha enfrentado a Xi como nunca antes.

 

La controversia sobre la medida ha estallado más allá de Hong Kong . El Wall Street Journal advirtió que la propuesta “ha arrojado nuevas dudas sobre la viabilidad de la ciudad como un centro de negocios global”. Grupos empresariales, incluida la Cámara de Comercio de Estados Unidos, dicen que el proyecto de ley pone en peligro el sistema legal independiente de Hong Kong .

 

Reuters informó que la preocupación por la ley hizo que algunos magnates de Hong Kong comenzaran a trasladar su fortuna a Singapur.

 

Mientras la líder de Hong Kong, Carrie Lam, lucha por sobrevivir, está recibiendo el rechazo de otro gobierno cuya población es igualmente escéptica con respecto a Beijing: Taiwán, una isla reclamada por China.

 

El presidente taiwanés, Tsai Ing-wen, apoyó firmemente a los cientos de miles de manifestantes que se han opuesto al proyecto de ley de Lam para permitir la extradición directa de Hong Kong a China por primera vez. Y a su gobierno no le gustó que Lam usara un asesinato espantoso en Taiwán para justificar la jugada.

 

“¡Abrace la democracia y permanezca en el lado correcto de la historia!”, dijo el Ministro de Relaciones Exteriores de Taiwan, Joseph Wu, en Twitter, en medio de una nueva ronda de enormes protestas durante el fin de semana.

 

 

También rechazan el modelo de “un país, dos sistemas” que China aplica a Hong Kong y dice que es inviable en Taiwán, que ya tiene una democracia funcional.

 

Para el presidente chino, Xi Jinping, las consecuencias del proyecto de ley de extradición están demostrando ser un gran problema. Si bien desea integrar tanto a Hong Kong como a Taiwán con el continente, las tácticas de mano dura de Beijing solo provocaron que sus poblaciones sean más cautelosas con respecto al gobierno de Xi.

 

“Beijing convirtió a toda una generación de estudiantes en disidentes”, dijo Joshua Wong, un activista pro democracia de Hong Kong que salió de prisión hoy, a Reuters.

 

A raíz de las protestas masivas, Lam habló de la necesidad de ser humilde y suspendió la consideración del proyecto de ley. Tan solo el miércoles pasado, había calificado a los manifestantes como “niños descarriados”. Un par de días después tuvo un tono más arrepentido, reconociendo “pena y pesar” por no haber explicado por qué era necesario el proyecto. Aun así, insistió en que el gobierno solo suspende el debate sobre la propuesta, no la desecha permanentemente.

 

Para ganar finalmente a la gente de Hong Kong y Taiwán, Xi podría necesitar hacer lo mismo.