Pasaron 14 elecciones locales y Cambiemos perdió 641.445 votos contra 2015

18 de junio, 2019

En un escenario de tercios, la unidad es necesaria para dar pelea. Negociaciones con kirchneristas, Bielsa y Rodenas

El fin de semana pasado se completó la primera etapa de elecciones provinciales, con 14 provincias que ya eligieron gobernadores y legisladores locales. El saldo marca sólo dos cambios de conducción política en los Ejecutivos: el triunfo del peronismo sobre el Frente Progresista en Santa Fe y la derrota del peronismo frente al radicalismo kirchnerista en Tierra del Fuego.  Y, sobre todo, el retroceso de Cambiemos en casi todos los distritos. La fuerza que es oficialismo a nivel nacional lleva perdidos  641.445 votos respecto de elecciones similares de 2015 y sólo en Chubut, San Luis y Formosa mejoró sus performances, pero quedando muy lejos en los tres casos de ser sorpresa.

 

En este sentido, la mayor preocupación para el Gobierno se da respecto a la región central del país, donde Cambiemos (o Juntos por el Cambio, ahora) tenía mayores expectativas. En Santa Fe, la pérdida neta fue de 236.867 votos. Hace cuatro años, Miguel del Sel le había dado pelea a Miguel Lifschitz, con 582.521 votos. La elección de José Corral fue mucho más pobre: sumó 345.654 y se quedó por debajo del peronista Omar Perotti y del socialista Antonio Bonfatti.

 

Pasaron 14 elecciones locales y Cambiemos perdió 641.445 votos contra 2015

 

Córdoba, no obstante, es el escenario que políticamente más golpeó al Gobierno. La suma de la lista de Mario Negri y la de Ramón Mestre totalizaron 577.000 votos, 51.800 menos que en 2015, cuando Oscar Aguad fue candidato unificado del espacio. Esa fragmentación opositora fue capitalizada por el gobernador Juan Schiaretti, que añadió 339.760 votos a su cosecha, beneficiado también por la decisión de Cristina Kirchner de no presentar candidatos propios.

 

En Entre Ríos, la pérdida fue de 36.532 votos. En 2015, la disputa había sido pareja entre Gustavo Bordet y Alfredo de Angeli, hombre del PRO. Tan pareja que generó controversias en el conteo provisorio. En esta oportunidad, la diferencia fue más holgada entre el mismo Bordet y el radical Atilio Benedetti. El peronismo unido sumó 107.501, mientras que Cambiemos retrocedió en 36.532. De esta forma, Bordet pudo revertir un escenario que se preveía complicada cuando Cambiemos ganara con importante distancia en las legislativas de medio término.

 

Otro dato negativo para el oficialismo durante el fin de semana fue la derrota abultada de su candidato en Tierra del Fuego, Juan Rodríguez. Allí Ser Fueguino retrocedió en 27.117 votos, en una elección polarizada entre Gustavo Melella, candidato por Concertación FORJA, finalmente ganador y Rosana Bertone, de Unidad Fueguina.  Aunque, con sumas que no cambiaron la ecuación, el oficialismo mostró saldo favorable el domingo en San Luis y Formosa. En la provincia cuyana, Claudio Poggi superó en 29.021 la performance de hace cuatro años, mientras en Formosa Adrián Bogado agregó 6.100 votos más para Casa Rosada.

 

El peronismo, unido o en sus diferentes vertientes, es el espacio que gana más terreno: 510.177 votos más que en 2015. Mientras que las fuerzas provinciales sumaron 105.788.  Al retroceso en votos, el oficialismo le sumó la reticencia en la mayoría de las provincias a que sus socios e integrantes usar el sello que los llevó al Ejecutivo Nacional en 2015 y que les permitió revalidar en las legislativa de 2017. Por el mayor rechazo a la gestión del presidente Mauricio Macri y para provincializar aún más las discusiones de campaña.