Lula seguirá preso por sobornos: así lo dispuso la Corte Suprema de Brasil

26 de junio, 2019

Lula seguirá preso por sobornos: así lo dispuso la Corte Suprema de Brasil

La Corte Suprema de Brasil pospuso la decisión de liberar al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva de la cárcel y rechazó otras solicitudes que podrían haberlo liberado temporalmente.

 

Cinco jueces de la segunda cámara de la Corte Suprema de ese país resolvieron inicialmente un habeas corpus para el ex presidente, que está encarcelado por corrupción desde abril del año pasado.

 

Una segunda solicitud para anular la sentencia de Lula sobre la base de que Sergio Moro, el juez que lo declaró culpable, fue parcial, se postergó hasta que el tribunal reanude el trabajo después de la mitad del año. Moro es ahora el ministro de justicia de Brasil.

 

Durante la discusión, el juez Gilmar Mendes sugirió que el ex presidente debería ser puesto en libertad provisionalmente hasta que el tribunal decida si Moro actuó de manera imparcial, pero los otros jueces rechazaron su idea.

 

El encarcelamiento de Lula en abril de 2018 representó un gran golpe para el Partido de los Trabajadores, la izquierda brasileña que gobernó el país desde 2003 hasta 2016. Las encuestas mostraron que Lula encabezó la carrera a la presidencia en los últimos años, pero su condena le impidió postularse para un cargo.

 

La sentencia de Moro, que lo consideró culpable de corrupción y lavado de dinero por beneficiarse de un apartamento tríplex puesto a su disposición por una de las constructoras involucradas en el escándalo de sobornos de Petrobras, fue confirmada por un tribunal de apelaciones y luego por una corte superior, el Supremo Tribunal de Justicia (STJ).

 

A raíz de la ira pública generalizada durante años de revelaciones sobre gran parte de la élite política del país, incluyendo a Lula, los brasileños eligieron  a Jair Bolsonaro, un congresista de extrema derecha que prometió acabar con la política tradicional del país.

 

Pero el caso de Lula ganó impulso en las últimas semanas, ya que los mensajes filtrados publicados por el sitio web norteamericano de filtraciones The Intercept supuestamente mostraban a Moro compartiendo información y asesorando a los fiscales que trabajan en el caso contra el ex presidente.

 

Moro cuestionó la autenticidad de los mensajes al tiempo que niega que el material publicado muestre alguna indicación de sesgo.

 

Como en Argentina, la grieta permanece abierta. Si bien cualquier decisión de liberar a Lula hubiera encantado a su base y enfurecido a los partidarios del gobierno, no está claro cuánto tiempo habría durado su libertad. El ex presidente enfrenta un proceso judicial en al menos media docena de otros casos.