BCRA: “Estamos todavía muy lejos de niveles aceptables”

14 de junio, 2019

sandleris bcra sandleris bcra mercado peso

“La inflación volvió a bajar en mayo”. Así arrancó Guido Sandleris, presidente del BCRA, su breve discurso en el Salón Bosch del BCRA. “La inflación general fue 3,1%, 0,3 puntos porcentuales menos que en abril mientras que la núcleo fue 3,2%, 0,6 puntos porcentuales menos”, agregó y cortó con la dulzura. “Sin embargo, estas cifras siguen siendo muy altas y están todavía muy lejos de los niveles aceptables”, reconoció el banquero central, cuya pericia para anestesiar el billete será clave para mantener vivas las aspiraciones electorales de Juntos por el Cambio.

 

“Estoy convencido de que, si persistimos en esta política monetaria estricta que estamos llevando adelante, la inflación seguirá bajando. De hecho, esperamos que la inflación en junio sea menor que la que tuvimos en mayo. El proceso de reducción de la inflación es lento y, como dije muchas veces, no es lineal”, agregó el exHacienda.

 

El dato.  Según Daniel Artana (Fiel), las elecciones de octubre se realizarán con una inflación de 2% mensual. “Va a ser alta, pero va a permitir que se vote con una mejora, aunque sea modesta, del poder de compra de los salarios y jubilaciones”, agregó.

 

Más allá de lo que se está haciendo desde el BCRA, Sandleris explicó los motivos detrás de la tenacidad inflacionaria.

 

En primer lugar, la economía de Argentina tiene traslado a precios del tipo de cambio e indexación elevados después de más de una década de alta inflación. Por ello, la gran depreciación de 2018 generó un salto de la inflación que persistió en el tiempo. Algo similar, aunque de menor magnitud, ocurrió en marzo pasado.

 

En segundo lugar, en los primeros meses del año se concentraron la gran mayoría de los aumentos de tarifas, lo que le dio un impulso adicional a la inflación. Si bien estos factores estaban identificados, la forma en que se coordinaron y se potenciaron con shocks sectoriales resultó en una inflación mayor a la esperada y requirieron de un esfuerzo adicional de la política monetaria.

 

Para nosotros es una prioridad defender a quienes ahorran en pesos y puedan ganarle a la inflación: es clave y tiene que continuar en el tiempo.

 

Además, agregó Sandleris: “La inflación va a seguir bajando porque finalmente, después de mucho tiempo, están dadas las condiciones macroeconómicas para que esto suceda. Hemos recuperado los equilibrios macroeconómicos básicos: el equilibrio fiscal, un tipo de cambio competitivo y precios relativos no distorsionados. Sobre estas bases continuaremos implementando una estricta política monetaria. Alcanzar niveles de inflación de un dígito anual requerirá de tiempo y esfuerzo. La perseverancia es clave en este proceso”.

 

Dureza para rato

 

“Nuestra política monetaria tiene que ser estricta”, agregó Sandleris. “Esto es absolutamente necesario por varios motivos. En primer lugar, porque la inflación sigue siendo alta. En segundo lugar, porque tenemos que combatir la inercia que nuestra historia nos ha dejado. Pero, además, porque la política monetaria debe tomar en cuenta el contexto de incertidumbre actual, con las dos principales potencias mundiales en una disputa comercial aun irresuelta. A esto se le suma la incertidumbre asociada a las próximas elecciones presidenciales en nuestro país. En este contexto de incertidumbre, una ventaja del esquema monetario actual es que la tasa de interés reacciona endógenamente y de forma inmediata para amortiguar shocks. Esta tasa endógena incorpora la incertidumbre actual”, señaló.

 

Si bien hay estacionalidad en la oferta de dólares, contamos con las divisas reales y financieras suficientes para tener bajo control (el dólar).

 

Más allá de la baja que viene exhibiendo la Leliq (ayer promedió 67,313%), Sandleris dijo que “la tasa de interés real sigue siendo positiva, y lo seguirá siendo, y ya son casi 9 meses de tasa real positiva, siendo esto una excepción histórica cuando debería ser la regla”. Si bien dijo que “tasas altas de interés implican costos para muchos sectores en el corto plazo (…), la alternativa es aún más costosa”.