Ziliotto: “Ni los pampeanos, ni los argentinos, resisten otra gestión de Macri”

21 de mayo, 2019

Sergio Ziliotto

Entrevista a Sergio Ziliotto Gobernador electo de La Pampa Por Pablo Varela

 

El peronismo de La Pampa conduce los destinos de la provincia desde el regreso de la democracia. Y el domingo se dio lo que se preveía: un holgado triunfo del diputado Sergio Ziliotto, apoyado por el actual mandatario Carlos Verna (quien decidió correrse de la competencia por problemas de salud). Con un esquema parecido al de San Juan y Entre Ríos, todas las vertientes del peronismo confluyeron bajo un mismo paraguas electoral en el Frejupa (Frente Justicialista Pampeano). Con premio extra: le asestó un duro golpe a la alianza Cambiemos en Santa Rosa, la capital de la provincia, con un candidato del kirchnerismo duro, Luciano Di Napoli.

 

En diálogo con El Economista, Ziliotto ponderó el anuncio de la expresidenta, Cristina Kirchner, al tildarlo de “gesto enorme para la unidad del peronismo” y valoró positivamente el hecho de que la senadora haya visitado la histórica sede del PJ Nacional, para participar de una reunión de la Mesa de Acción Política.

 

El peronismo se impuso por 20 puntos en La Pampa. ¿Qué evaluación hace de las elecciones?

Fue una elección muy positiva porque los objetivos que nosotros nos propusimos en la campaña, que era momento hacer eje en que todos los pampeanos defendamos lo conseguido, ese Estado Bienestar que hemos logrado gracias al Partido Justicialista, y que cada cuatro años la gente vote masivamente este proyecto de provincia, lo concretamos. En segundo lugar la gente ratificó un rumbo, y ese rumbo en la provincia de La Pampa pasa por el peronismo, pasa por saber cuál es el rol del Estado en las políticas públicas de cara a la gente y brindando dignidad, inclusión y ampliación de derechos de manera permanente.

 

Se nos critica que hace 36 años que gobernamos y se olvidan de que cada cuatro la sociedad nos vota y nos ratifica.

 

El peronismo gobierna la provincia desde el regreso democrático en 1983. ¿Cómo se explica esa hegemonía?

Hemos logrado internalizar un modelo de provincia que no solo tiene al peronismo como ejecutor de esas políticas públicas, sino al propio peronismo como fiel custodio de esas políticas para el pueblo pampeano. Se nos dice como elemento negativo que hace 36 años que gobernamos y se olvidan de que cada cuatro la sociedad nos vota y nos ratifica. Ahora van a ser cuarenta años. La gente es la que define que en la provincia de La Pampa, no haya alternancia. Están muy acostumbrados, son parte de nuestras decisiones. Esto nosotros lo hemos planteado siempre, construir una provincia junto a todos los pampeanos. La sociedad lo ratificó. Vota gestiones, premia y castiga, a través de la oportunidad que tiene en las urnas y sigue confiando en el peronismo. Ese es el gran desafío: no defraudarlos a partir del próximo 10 de diciembre.

 

El resultado a nivel provincial era esperable. Sin embargo el dato sobresaliente estuvo en Santa Rosa, donde un candidato ligado a la figura de Cristina Kirchner desplazó al radicalismo. ¿Cómo lo evalúa?

Parte de nuestros desafíos tuvieron que ver con construir un frente con todos los sectores. La elección de candidaturas en Santa Rosa atravesó un proceso electoral interno de seis candidatos. Y logramos que el candidato que surgió de esa competencia, Luciano Di Napoli, tenga el apoyo de todos los sectores que participaron. Eso nos dio una gran fortaleza, porque el objetivo era recuperar Santa Rosa. Sumado a su vez, a que la gestión de Cambiemos en Santa Rosa no dista mucho de lo que es la gestión a nivel nacional, y el electorado decidió darnos una nueva oportunidad para que el peronismo vuelva a gobernar la capital. Tiene que ver con que más allá del alineamiento interno de Di Napoli, se trabajó en conjunto para recuperar Santa Rosa y volver subirla al proyecto provincial.

 

Sentimos el fracaso de la política económica de Cambiemos y necesitamos un esfuerzo más para que cambie este modelo.

 

San Juan, Entre Ríos, La Pampa, son provincias en donde el peronismo confluye en un mismo armado electoral. Cristina anunció a su vez, que irá como candidata a vicepresidenta. ¿Cómo ve el escenario del peronismo a nivel nacional?

El paso que dio la expresidenta es un gesto enorme para la unidad del peronismo. Pero más importante todavía, en mi entender, es que haya vuelto a visitar la sede del Partido Justicialista después de mucho tiempo. Para quienes entendemos que las políticas públicas a partir de la gente tienen como columna vertebral al peronismo, lo vemos con gran satisfacción. Y hay que decir que lo del sábado ha sido un gesto de ella para buscar la unidad de todos y ha quedado demostrado que es tiempo de convocar a todos, hacer un acuerdo programático, hacer un acuerdo de carácter electoral, y si no logramos una fórmula única ir a las PASO. Las primarias son el mejor remedio democrático que hoy nos deja la vida institucional de la república. Por ahí pasa el camino.

 

¿Cómo está impactando en La Pampa el rumbo de la economía, la inflación y la volatilidad cambiaria?

Como les pasa a todos los argentinos, sentimos el fracaso de la política económica de Cambiemos. Seguramente en el caso de La Pampa con menor cuantía producto de nuestra fortaleza financiera. Nosotros nunca hemos tenido déficit fiscal. De hecho, tenemos un superávit que es casi histórico y no estamos endeudados. Eso nos ha permitido hacernos cargo de áreas sensibles de la gestión, como la de la salud que el Gobierno nacional abandonó y eso nos permite tener una mayor calidad de vida a pesar del contexto Nacional. En mi opinión, ni los argentinos, ni los pampeanos resisten otra gestión de Mauricio Macri. Por eso el domingo tras el triunfo, sostuve que el desafío a partir del 10 de diciembre es tener un Gobierno Nacional que busque la reactivación económica a partir de la inversión productiva y no de la timba financiera, y que mire el país como lo fija la Constitución en su artículo primero, con una mirada federal contemplando que tenga las mismas oportunidades un habitante del interior profundo, como uno de la ciudad de Buenos Aires. Necesitamos un esfuerzo más y que cambie este modelo económico.

 

Dejá un comentario