Un mal momento para la política

8 de mayo, 2019

macri cristina campaña política

De cara a las elecciones, para las que falta poco tiempo, si algo no se observa en la sociedad es entusiasmo. Salvo los núcleos duros que apoyan a Cristina Kirchner y Mauricio Macri, los votantes no encuentran ofertas atractivas. Se trata de una elección en la que sus dos principales competidores tienen más rechazo que apoyo.

 

Quienes han hecho focus groups, tanto para el Gobierno como para candidatos de la oposición, se encontraron con una sociedad en la que predomina la disconformidad con la situación del país, pero sin que haya una figura política que la canalice. Hay nuevamente un descontento generalizado con la dirigencia política por la falta de solución a problemas que se reiteran en sucesivos gobiernos. Argentina sufrió cinco recesiones en los últimos años, el ingreso per cápita está estancado y la falta de dólares frena, una y otra vez, los ciclos expansivos.

 

Pasó en un Gobierno que muchos consideran populista pero también con el actual que tiene otro sesgo ideológico distinto y que implicó el acceso de nuevos actores, y hasta de una nueva clase social, al manejo de los asuntos públicos.

 

El problema para Macri es que “no está vendiendo futuro”, tal como expresan ante los funcionarios quienes hicieron investigaciones focalizadas para el Gobierno. Luego de un primer Gobierno fallido en el terreno económico, generar entusiasmo con un segundo turno no es tarea sencilla. Pero, para suerte del oficialismo, tampoco la principal candidata de la oposición vende futuro y está asociada a un pasado que algunos reivindican y que otros cuestionan, pero desde el cual tampoco se genera entusiasmo para los años que vienen. Así lo advirtieron también los que hicieron investigaciones para los candidatos de la oposición.

 

En este marco en el que predomina el fastidio y el desencanto, la sociedad argentina entra a los meses decisivos del año electoral.

 

Dejá un comentario