Un detenido y dos prófugos por la balacera del Congreso

10 de mayo, 2019

La investigación por el ataque a balazos en el que ayer resultó asesinado Miguel Yadón y gravemente herido el diputado radical riojano Héctor Olivares, mientras caminaban a metros del Congreso de la Nación, derivó en la detención de un hombre que es el cuñado del titular del vehículo -un Volkswagen Vento, chapa LYS656- del que provinieron los disparos. Al cierre de esta edición, se realizaban allanamientos en distintos barrios para intentar detener al dueño del auto y a su hijo, quienes serían los responsables de la balacera. Efectivos de la Policía Federal y de la Policía de la Ciudad estaban a cargo de la búsqueda.

 

El detenido es Rafael de la Santísima Trinidad Caro Carmona, un hombre de 50 años, que es cuñado de Juan Jesús Fernández, titular del auto del que provinieron los disparos, quien era intensamente buscado. Caro Carmona tenía una cédula azul para conducir el Vento y fue apresado ayer por la tarde.

 

Fernández, titular del vehículo, tiene 42 años e integraría la comunidad gitana. La policía lo buscaba al cierre de esta edición, y también intentaba dar con su hijo, Juan Jesús Fernández Cano, de 19 años. Son los dos principales sospechosos de haber atentado contra Olivares y Yadón ayer, en inmediaciones del Congreso, con disparos de un revólver calibre .40.

 

Al menos tres de los tiros impactaron en Yadón, que murió; Olivares recibió un disparo en el tórax y fue intervenido.

 

Los disparos contra Olivares y Yadón se produjeron a las 6.51 de ayer, pero el automóvil estaba en la zona desde, por lo menos, media hora antes. Según reconstruyeron los investigadores y pudo saber El Economista, las cámaras muestran que el Volkswagen Vento llegó a las 6.20 a la zona de la Plaza Del Congreso, por la calle Hipólito Yrigoyen, dobló por Sáenz Peña y estacionó en Avenida Rivadavia al 1671. Se detuvo detrás de un ómnibus blanco.

 

El vehículo nunca se movió del lugar hasta que, a media hora de haber llegado al lugar, pasaron caminando y vestidos con ropa deportiva el diputado Olivares y Yadón. Desde el auto, efectuaron al menos cuatro disparos. Al menos tres de los tiros impactaron en Yadón, que murió; Olivares recibió un disparo en el tórax, y fue intervenido quirúrgicamente en el hospital Ramos Mejía, adonde fue trasladado junto con Yadón. En el lugar del ataque se hallaron dos vainas servidas, mientras que en un cesto de basura se encontraron seis balas intactas calibre .40.

 

La víctima fatal era coordinador del Fondo Fiduciario del Transporte Eléctrico de La Rioja; el diputado preside la Comisión de Transporte de la Cámara Baja y fue uno de los impulsores del recurso judicial que derivó en la inhabilitación de una nueva postulación del gobernador riojano, Sergio Casas.

 

Juan Jesús Fernández, uno de los prófugos y titular del auto utilizado en el ataque, tenía vencida su credencial de legítimo usuario de armas. Tenía registradas cuatro, una de ellas calibre .40, como la utilizada en el ataque. Se produjo un allanamiento en el departamento donde viviría ese sujeto, en la avenida Belgrano al 1700, pero la propiedad estaba vacía.

 

Uno de los atacantes se bajó del auto tras los disparos, observó la situación y se fue manejando instantes después. El otro, se retiró caminando del lugar, por la avenida Rivadavia. El vehículo fue hallado en un estacionamiento de la calle Bartolomé Mitre 1440, a pocas cuadras del lugar de los hechos.

 

Los investigadores pudieron establecer que Fernández, el prófugo titular del Vento, abonaba mensualmente una cochera en ese estacionamiento donde fue dejado el auto. El dueño del estacionamiento, según datos que manejaban ayer autoridades porteñas a los que accedió este diario, habría declarado que el conductor del auto, que sería Fernández, estaba en estado de ebriedad y que se dedicaría a la venta de perfumes. La causa está a cargo del juez Mariano Iturralde y la fiscal Estela Andrade de Segura.

 

“El objetivo era Yadón”

 

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, consideró, en una conferencia de prensa que brindó ayer con su par porteño, Diego Santilli, “el objetivo concreto era Yadón, aunque por supuesto recién empieza la investigación”.

 

“Le disparan como objetivo principal a Yadón y logran su objetivo que, evidentemente, era asesinarlo”, dijo la ministra,quien completó: “Pudiendo haberle disparado y asesinado a Olivares, no lo hicieron”.

Dejá un comentario