Trump pone fin a la tregua comercial con China

10 de mayo, 2019

EE.UU. elevó los aranceles a productos de China por un valor de US$ 200.000 millones hoy por la mañana, en un esfuerzo por aumentar la presión sobre China para un acuerdo comercial. Los chinos respondieron rápidamente que tomarían represalias.

 

China dijo que se verá obligada a tomar represalias, aunque el Gobierno no había especificado cómo. El movimiento se produjo después de que las discusiones entre el principal enviado comercial del presidente Xi Jinping y sus homólogos estadounidenses en Washington avanzaron poco y nada el jueves. Las negociaciones debían reanudarse el viernes por la mañana.

 

“Las conversaciones con China continúan, no hay ninguna necesidad de apresurarse”, dijo el viernes el presidente de Estados Unidos en Twitter. “Mientras tanto, continuaremos negociando con China con la esperanza de que no vuelvan a intentar rehacer el acuerdo”. También puso el foco en la violación a la propiedad intelectual de parte de las empresas chinas.

 

 

La nueva ola de aranceles marcó un fuerte retroceso con respecto a la semana pasada, cuando los funcionarios estadounidenses expresaron su optimismo de que un pacto era posible.

 

Antes de las conversaciones del jueves, Trump también dijo que EE.UU. continuaría con los preparativos para imponer aranceles del 25% sobre otros US$ 325.000 millones en productos procedentes de China, lo que aumentaría la posibilidad en todas las exportaciones de productos de China a  EE.UU. (US$ 540.000 millones el año pasado) de estar sujeto a nuevos derechos de importación.

 

 

Los economistas de Moody’s Analytics dijeron en un informe esta semana que una guerra comercial total entre las dos economías más grandes del mundo se arriesgaba a llevar a la economía de Estados Unidos a una recesión para fines de 2020, justo cuando los votantes acuden a las urnas. El FMI estima que el retroceso en la expansión de Estados Unidos es de aproximadamente 0,2 puntos, y potencialmente más si hay un golpe en los mercados y la confianza.

 

Las nuevas tarifas que entraron en vigencia hoy, aumentan del 10% al 25% los aranceles en más de 5.700 categorías diferentes de productos de China, desde vegetales cocidos hasta luces de Navidad y sillas altas para bebés, prácticamente todo.

 

 

Los funcionarios estadounidenses dijeron que los nuevos valores, presentados con un preaviso de cinco días, no se aplicarán a las mercancías que ya se encuentran en los barcos que se dirigen a las costas estadounidenses. Un arancel del 25% ya está en vigencia para otras US$ 50.000 millones en importaciones desde China.

 

 

Algunas industrias estadounidenses se apresuraron a denunciar la decisión de Trump, que perjudicará a algunos de sus grupos políticos clave, incluidos los agricultores y los fabricantes. Para otros grupos, este cambio, representará una esperanza de más producción nacional frente a la invasión del gigante asiático.

Dejá un comentario