Según informe, “la estrella política del momento es Sergio Massa”

27 de mayo, 2019

massa

El dirigente más mirado por el mercado no es Alberto Fernández ni Mauricio Macri sino Sergio Massa. Así lo asegura el último reporte de Delphos. “Las paradojas de la vida nos llevan hoy a que exista una pieza clave en el armado del rompecabezas de Cambiemos y del “nuevo peronismo”, dice el informe. Ambos, dice Delphos en referencia al dirigente del Frente Renovador, “necesitan la misma pieza para cumplir su cometido, y esa pieza tiene la forma de Massa”. Aun con un caudal de votos menguante y menguado, es el plus que ambos necesitan, sobre todo Cambiemos, que viene más desde atrás.

 

El oficialismo lo necesita jugando por fuera del “nuevo” peronismo para cumplir con la máxima de “divide y reinarás”. Sin duda, la nominación de Alberto Fernández fue una mala noticia para esa aspiración amarilla, aunque el tigrense (en rigor, es oriundo de San Martín) no utilizó aún, como se dice en política, la garrocha. Pero está más cerca que antes.

 

Por otro lado, el “nuevo peronismo” lo quiere adentro para hacer realidad su lema que reza “el peronismo unido jamás será vencido”. Ya lo dejó en claro el propio Fernández, aunque no dijo que sería indispensable y lo chichaneó agregando que ya había sumado varios hombre suyos a sus filas.

 

Más enfático aun, el reporte de Delphos dice: “Es decir, la estrella política del momento es Sergio Massa, ya que su decisión de seguir en Alternativa Federal o jugar dentro del ‘nuevo’ PJ’ será determinante para conocer si el voto peronista va dividido o unido. La estabilidad histórica del voto peronista nos muestra que le será muy difícil al oficialismo retener la provincia de Buenos Aires en el caso de la unión y se le podría complicar el panorama nacional por la proximidad del peronismo a alcanzar el 45% necesario para triunfar en primera vuelta”. Ese temor empieza a circular en el mercado y, en rigor, hay otra combinación posible: que los Fernández superen el 40% en octubre y, además, obtenga una diferencia de 10 puntos, o más, sobre Cambiemos.

 

“La clave de Massa no tiene tanto que ver con su persona sino con lo que representa para el peronismo, ya que implicaría que una vez más concurra dividido a las elecciones y, por ende, disperse el compacto y estable voto histórico peronista”, agregan desde Delphos.

 

Además de la evidencia provincial reciente, el reporte muestra el poderío del “todos unidos triunfaremos” en las elecciones en la madre de todas la batallas.

 

  • Todas las fuerzas del justicialismo lograron sumar 53,9% en las últimas elecciones a senador, celebradas en 2017: Cristina, el propio Massa y Florencio Randazzo.

 

  • En el 2015 (elección presidencial) esa cifra llegó a 60,2%: Daniel Scioli, Massa y Adolfo Rodríguez Saá.

 

  • En 2013, ese análisis no se puede realizar porque Massa fue con el apoyo del Pro en una alianza sui generis, pero solo como dato vale la pena saber que sumó 43,9% de los votos mientras que Martín Insaurralde alcanzó 32,3%.

 

  • En 2011, el peronismo fue unido y logró un abrumador 56,4% para Cristina, pero si agregamos los votos de algunos ‘disidentes’ como Eduardo Duhalde y Rodríguez Saá llegamos a un desopilante 70,8%.

 

  • “En la elección del 2009 tampoco pueden extraerse conclusiones directas porque se armó un frente que mezclaba partidos de la oposición y parte del peronismo debido a la crisis con el campo”, dice Delphos.

 

  • En las elecciones presidenciales de 2007 la cifra trepó a 52,3% tras sumar el 45,9% de Cristina y los 6,4% de Rodríguez Saá. En 2005, 66,2% al sumar al FpV y el PJ. Incluso en el dificultoso 2003, los candidatos del peronismo sumaron 59,9% (Carlos Menem, Néstor Kirchner y Alberto Rodríguez Saá), e incluso Felipe Solá obtuvo 43,3% como gobernador.

 

  • “Pero incluso más. Podemos ir a años complejos para el peronismo como la elección de 1999 y observar que el PJ logró 48,3% en dicho distrito con Carlos Ruckauf como gobernador”, dicen desde Delphos.

 

La conclusión es obvia: “Los últimos 20 años nos marcan un piso histórico del 48% y un techo del 60%. Se trata de un voto muy estable y consolidado, cuyo ‘headline’ solo depende del hecho de ir unidos o separados”. Massa, te buscan.

Dejá un comentario