Se reactivó el frente judicial contra Moyano

7 de mayo, 2019

Pablo y Hugo Moyano, ayer, hablando con gendarmes en el gremio

Hugo y Pablo Moyano volvieron ayer a estar en la agenda por sus problemas con la ley. La Gendarmería Nacional allanó la sede del gremio de camioneros en busca de documentación que pueda ser útil para la investigación de una causa por asociación ilícita en el Club Atlético Independiente, que estaba paralizada desde el año pasado. Los allanamientos también incluyeron las oficinas de Cristian Bragarnik, representante de distintos futbolistas del club de Avellaneda.

 

Los procedimientos se realizaron por orden de la jueza Brenda Madrid, que reemplaza al magistrado Luis Carzoglio en el Juzgado de Garantías Nº 9 de Lomas de Zamora. Ese juez, que se había negado a detener a Pablo Moyano tras un pedido en ese sentido de la fiscalía, fue apartado de su cargo a fines de 2018 por un jury de enjuiciamiento. La jueza subrogante dio curso a un pedido que había hecho el fiscal del caso, Sebastián Scalera, y que Carzoglio no había aceptado anteriormente. En total, se realizaron simultaneamente nueve allanamientos.

 

En la sede del sindicato, en la calle San José 1781, el allanamiento comenzó cerca del mediodía y, mientras se realizaba, en la calle se juntó un grupo de militantes del gremio de los Moyano que los respaldó con cánticos.

 

En la causa que se tramita en la Justicia de Lomas de Zamora se investiga una presunta asociación ilícita en perjuicio de Independiente en la que estarían involucrados Hugo y Pablo Moyano (Hugo es presidente del club, y Pablo, vicepresidente primero) y la barra brava del club, que conducía Pablo “Bebote” Álvarez, actualmente detenido y denunciante de los Moyano en otra causa que tiene a su cargo el juez federal de Quilmes, Luis Armella. Independiente tiene a su exvicepresidente, Noray Nakis, detenido en la causa por asociación ilícita (goza del beneficio de la prisión domiciliaria).

 

Los Moyano cuestionaron el allanamiento y lo vincularon con su rol opositor al Gobierno. Hugo y Pablo estuvieron presentes en el procedimiento. “Si la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, o el presidente Mauricio Macri me quieren meter en cana, ya estoy, me entrego. Y después, que se la banquen”, dijo Hugo. Su hijo Pablo señaló que el allanamiento fue “para asustarnos por el paro”.

 

Las oficinas del representante de jugadores de fútbol Cristian Bragarnik, en Puerto Madero, también fueron allanadas ayer. A Bragarnik se lo investiga como presunto financista de la barra del “Rojo”.

 

Repudio de la CGT

 

El allanamiento al gremio de camioneros cosechó rechazo entre los sindicatos. Incluso la conducción de la CGT, enfrentada con los Moyano, criticó la medida. En un comunicado firmado por sus líderes, Héctor Daer y Carlos Acuña, y por Julio Piumato, la central obrera consideró: “Esa causa parece claramente armada para perjudicar a dirigentes que defienden los derechos de los trabajadores”.

 

Los Moyano comparten la conducción de Independiente con aliados del mundo gremial, como el secretario general de La Bancaria, Sergio Palazzo, y el secretario general de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico, Ricardo Cirielli, ambos vocales del club.

 

Dejá un comentario