“Rolo” Zapata en Botswana: otro técnico argentino campeón en tierras lejanas

17 de mayo, 2019

Rodolfo Zapata

Por Nicolás Piñón

 

Aun resuenan los ecos del histórico triunfo del Tottenham de Mauricio Pochettino en Holanda y se escuchan, lejanos, más ecos de gloria en Africa. Es que en ese continente inmenso, otro DT argentino está haciendo historia: Rodolfo Zapata es reciente campeón en el Township Rollers de Botswana. Así, este exarquero de 53 años se suma a Juan Antonio Pizzi, Rodolfo Arruabarrena o Héctor Cúper como otro argentino más dirigiendo con éxito en los destinos más remotos.

 

 

¿Cómo llegaste a Africa?

Llegué en el 2010 después de dirigir once años en Estados Unidos, donde formaba talentos para los seleccionados. Al principio fue un cambio grande ya que cambié mi vida en Nueva York por un desafío profesional en Nigeria. Después estuve en Sudáfrica, en Kenya, en Nigeria y ahora en Botswana, donde acabamos de ganar la Premier League local.

 

Para entender mejor el perfil aventurero de Zapata quizás sea bueno recordar a su padre, el cantante y humorista Rodolfo Zapata (senior, claro), que patentó años atrás el inolvidable hit “No vamo’ a trabajar, no vamo’ a trabajar”. Qué mejor motor que una familia artista para recorrer el mundo…

 

Carlos Bilardo alguna vez dijo que cuando los africanos aprendan a jugar al fútbol se terminaban los mundiales. ¿Cómo es el jugador africano y la comunicación con él?

Nos comunicamos en inglés, pero el fútbol es un idioma universal. A pesar de la falta de recursos, su gente es respetuosa, educada y alegre. Todos tienen ganas de aprender y el sueño de triunfar en Europa. Los mayores problemas residen en lo táctico y organizativo. En esos aspectos tengo que trabajar constantemente. También son ingenuos en esos en eso debido a la falta de divisiones inferiores y, por eso, llegan a primera con grandes carencias.

 

¿Qué es lo que atrae del jugador africano?

Específicamente en Africa, los futbolistas son reconocidos por su técnica y dinamismo. Su calidad individual los distingue en el mundo entero, y por eso no nos sorprende encontrar a muchos de ellos triunfando en los grandes equipos europeos. Así son las cosas que hasta en la última Copa del Mundo encontramos varios africanos representando al equipo francés campeón.

 

¿Recuerda alguna anécdota de la vida o del fútbol por esas tierras?

Ningún país es igual que el otro. Tuve la suerte de vivir en algunas de las capitales africanas más importantes, como Nairobi, Lagos, Johannesburgo y Gaborone. Cada lugar nos brinda una oportunidad para aprender algo diferente. En lo que es el fútbol no deja de sorprenderme que todos los equipos practican la magia negra para obtener resultados. Personalmente yo no creo en eso, pero los respeto.

 

¿Tras ganar la Liga de Botswana, se imagina llegando al mundial de clubes?

Sin dudas sería maravilloso, pero tenemos que competir primero contra grandes equipos en la Champions Africana tras la liga la semana pasada. Actualmente estamos rankeados en el puesto 50 del continente africano, según el último reporte de la FIFA.

 

Para tener una idea del nivel de su liga, ¿cómo cree que saldría el Township Rollers contra Boca o River?

Sería lindo competir y, de hecho, me gustaría hacer la próxima pretemporada en Argentina y jugar algunos amistosos. Eso sí, no tengo dudas de que al menos diez de mis jóvenes jugadores podrían tranquilamente jugar en la Super liga Argentina.

 

Entrada la noche africana acompañado por su mujer y desde el teléfono, “Rolo” cuenta que su primera experiencia africana fue con el Sunshine Stars de Nigeria, para luego dirigir el MP Black Aces de Sudáfrica. En Kenya, recaló en el AFC Leopards. Y en Botswana, su casa actual, la del Township Rollers es su segunda experiencia tras previamente (2016) trabajar en el Gaborone United. Como los tigres que observa en los safaris, Zapata también va dejando su huella en todos lados. Pero su caso es distinto: lejos de las luces y los lujos del fútbol de élite, se erige como otro DT argentino que conquista una tierra indómita.

 

Dejá un comentario