Rechazo de CFK a la convocatoria de Macri

7 de mayo, 2019

“La Argentina ha logrado a lo largo de los años algunos acuerdos básicos que permitieron fortalecer nuestra democracia”. Así comienza la carta que el presidente Mauricio Macri le envió ayer, formalmente, a dirigentes políticos, empresarios, sindicalistas y a miembros de la jerarquía eclesiástica. Incluida la expresidenta, actual senadora y posiblemente rival, Cristina Kirchner, a quien el domingo había vuelto a criticar, sin mencionarla. “Es imposible que Cristina firme este acuerdo con el Gobierno”, fue la respuesta de Alberto Fernández, vocero y jefe de campaña de la senadora nacional.

 

En el texto, el Presidente menciona a la Asignación Universal por Hijo, el rechazo a la violencia política y la alianza estratégica con el Mercosur como ejemplos de ese “consenso democrático”. Y sostiene la necesidad de extenderlos a cuestiones ligadas al “desarrollo económico”, para desligarla de la incertidumbre que traen los procesos electorales. “Son una invitación para que podamos despejar algunos temas esenciales de nuestras discusiones. Confío en que desde la madurez democrática podremos dar una muestra de acuerdo que nos permita darle mayor tranquilidad a los argentinos”, concluye el mandatario.

 

Luego de una primera convocatoria a acordar los ya famosos diez puntos, que tuvo pocos interlocutores dispuestos a refrendarla y muchas críticas, Macri insiste con la iniciativa para comprometer a la oposición o parte de ella en una foto que necesita el Gobierno y que hoy parece lejana y difícil. En esa búsqueda, la Casa Rosada pretende mostrarse “abierta y aperturista”, predispuesta a “escuchar agregados o aportes que refuercen el mensaje de previsibilidad”. Porque “previsibilidad”, precisamente, es una de las palabras que busca atar al curso de una campaña que ya consideran cuesta arriba.

 

“Son una invitación para que podamos despejar algunos temas esenciales de nuestras discusiones”, sostiene Macri en la carta.

 

Hasta ahora, el senador Miguel Angel Pichetto fue el más propenso a asumir como propios esos puntos. Con algunos matices, el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey también se mostró partidario. Mientras que el economista Roberto Lavagna y el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, mostraron su rechazo inicial, con gestos posteriores que combinaron críticas ligadas al oportunismo por la cercanía electoral a la pertinencia de una convocatoria que se basase en otros puntos. “Cuando hay oportunidad de diálogo hay que aprovecharla”, sostuvo el economista. “Dialogar siempre es importante. La sociedad argentina no se caracteriza por su capacidad de diálogo, así que cuando hay oportunidad de diálogo hay que aprovecharla”, agregó en el mismo sentido.

 

No obstante, es la expresidenta la pieza clave del acuerdo posible. Porque el Gobierno pensó que un eventual eco positivo entre el peronismo no kirchnerista podía aislar a la senadora y obligarla a romper su fructífero silencio. Porque esa negativa hoy obliga al Gobierno a sumarla a la convocatoria, haciendo valer su caudal de intención de voto como principal espacio opositor. Desde el Instituto Patria habían señalado que si el contenido del listado de compromisos era el que se había divulgado, sin correcciones sustanciales, no había forma de que la dirigente pudiera acompañar. “Hablé con Cristina hoy a la tarde, vi la carta que le mandaron. No tenemos que ser tontos, todo empezó con Macri tratando de hacer una picardía y dividir la oposición. Lo que quieren firmar es un disparate”, fue la respuesta de Fernández. “Es la agenda del FMI”, señalaron otra fuentes, cerca de ella. “El país necesita otro rumbo, otras políticas para salir adelante”, agregaron luego desde el Patria.

 

¿Se referirá a la convocatoria en la Feria del Libro, el jueves próximo, cuando presente “Sinceramente”? Más que probable.

 

Dejá un comentario