Prevén que el empleo detendrá su caída, pero sin recuperación

6 de mayo, 2019

Empleo, construcción

Hasta marzo, la evolución del empleo registrado acumula siete meses consecutivos con números negativos en la comparación interanual, según los datos del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación, que en su último informe, en base a su encuesta mensual, indicó que durante el tercer mes del año habría caído 2,4% respecto al mismo mes del año pasado y 0,1% frente al mes previo, y sería la mayor contracción en lo que va del año. Sin embargo, a partir del segundo semestre la tendencia negativa podría detener su marcha.

 

De acuerdo con una encuesta de expectativas de empleo realizada por la consultora Manpower, que tomó una muestra representativa de 800 empleadores del país, para el segundo trimestre el empleo crecería 1% respecto al acumulado de los tres primeros meses del año, teniendo en cuenta que 9% de los empleadores consultados prevé aumentar su dotación y 8% anticipó que habrá una merma, mientras que 79% indicó que no espera tener cambios en su plantilla.

 

“Al ajustar los datos para tener en cuenta la variación estacional, la expectativa de empleo se coloca en 0%. Las perspectivas de contratación mejoran cuatro puntos porcentuales en comparación con el trimestre anterior, pero son seis puntos porcentuales más débiles en comparación con la cifra de hace un año”, indicó Manpower, que en su estudio señala que la disminución se daría en las empresas más pequeñas, mientras que las empresas medianas y grandes prevén ampliación en su planilla.

 

“Pareciera que luego de la caída en 2018,  este año la ‘buena noticia’ es mantener ese piso”, dijo Matías Ghidini.

 

“Son pobres las perspectivas para el empleo profesional en Argentina por el resto del año”, dijo a El Economista Matías Ghidini, experto en Recursos Humanos. “Parecería que luego de la caída en 2018, este año la ‘buena noticia’ es mantener ese piso, un escenario mediocre, incierto y oscuro”, agregó el Ghidini, y señaló que seguramente la mayoría de las empresas esperarán las definiciones políticas y económicas para ejecutar decisiones de fondo en términos de dotación. “En definitiva, otro año perdido para el empleo”, sostuvo el especialista.

 

Ghidini prevé este año seguirá predominando las marcadas diferencias sectoriales en cuanto al índice de entrada y de salida de empleo. De esta manera, la merma se daría sobre rubros como el automotriz, textil y retail, que son industrias que que se encuentran en “profunda situación de crisis”, mientras la expansión se concentraría en actividades como la tecnología, energía y petróleo, fintech y algunos sectores del rubro de la agroindustria. Además, el especialista asegura que en 2019, por segundo año consecutivo, el salario real perderá frente a la inflación.

 

Según el relevamiento de Manpower, el mayor crecimiento de empleo durante el segundo trimestre del año respecto al período previo estaría concentrado en la actividad de agricultura y pesca, que tiene una expectativa neta de alza de 12% y de 7% ajustado por estacionalidad. “Las intenciones de contratación laboral son 4 puntos porcentuales más dinámicas en la comparación con el trimestre anterior y permanecen relativamente estables en la comparación con el segundo trimestre de 2018.”, indica el informe.

 

En segundo lugar de crecimiento, de acuerdo con el análisis, estaría la actividad de transportes y servicios públicos, que arrojó una expectativa neta de crecimiento de 8% para este período y de 4% teniendo en cuenta la estacionalidad. “Las intenciones de contratación laboral mejoran 14 puntos porcentuales en comparación con el primer trimestre de 2019, pero descienden 2 puntos porcentuales en comparación con el mismo período del año pasado”, destacó Manpower.

 

En tanto, el rubro de la construcción tendría un crecimiento de empleo de 3% neto y de 1% por estacionalidad. El sector de la administración pública y la educación, por su parte, tendría un crecimiento de 4% en sus planillas, mientras el resto de los rubros muestran descensos. El de mayor caída es el comercio mayorista y minorista, con una contracción desestacionalizada de 5%. Las actividades de manufactura y servicios caerían 1% en la comparación desestacionalizada, mientras que los rubros de minería y de finanzas y bienes raíces no presentaría ninguna variación en esta serie.

 

Dejá un comentario