Mecanismo de transmisión de dinero a precios

28 de mayo, 2019

monedas $ 1 y $ 5 dinero precios

Por Pablo Mira Docente e investigador de la UBA

 

Hemos escuchado una y mil veces a varios economistas afirmar que la causa excluyente de la inflación es la emisión monetaria. La justificación conceptual de esta teoría suele venir acompañada de dos tipos de reducciones al absurdo. Una propone la simplificación a una economía sencilla caracterizada por el trueque, mostrando que sin el dinero (o sin un bien que opere como tal), sería raro observar un fenómeno de suba generalizada de precios. La otra establece un ejercicio teórico basado en la naturaleza de unidad de cuenta del dinero. Según esta interpretación, si el Gobierno decidiera agregar por decreto un cero al valor de todos los billetes de la noche a la mañana (el equivalente a multiplicar 10 veces la cantidad de dinero existente), entonces al día siguiente todos los precios quedarían automáticamente expresados en la nueva denominación, es decir, con un cero más.

 

Ambas reducciones tienen algo en común: ninguna de las dos especifica el “mecanismo de transmisión” de la expansión monetaria inicial que determina la variación de precios. Convengamos que en los ejemplos provistos, por tratarse de situaciones extremas, esta explicación no es necesaria y la “causalidad” cae de madura. Pero la realidad suele incorporar complejidades donde esta lógica “evidente” se vuelve menos definitiva, y esto debe considerarse a la hora de tomar decisiones adecuadas sobre situaciones reales.

 

La ciencia procura corroborar hipótesis por dos vías. Una es la verificación empírica, condición central para apoyar sus afirmaciones. Pero además de la evidencia, es fundamental explicar cómo funciona la teoría propuesta, pues las buenas explicaciones contribuyen decisivamente al avance del conocimiento científico. Cada vez que hablemos de las causas de la inflación, por tanto, será esencial explicar el mecanismo de transmisión correspondiente.

 

¿Qué mecanismos de transmisión existe en la influencia de la emisión sobre los precios? Pueden haber varios, pero en la Argentina actual uno de los más realistas tiene que ver con el dólar. Concretamente, un gobierno que financie sus déficit con emisión monetaria sostenida puede contribuir a la inflación si los que reciben ese dinero terminan presionando sobre el tipo de cambio al demandar divisas. Este canal no debe ser postulado como la única causa de la inflación, pero tampoco debe ser subestimado. Consideremos por ejemplo la alternativa de que la mayor emisión podría transformarse en mayor consumo en lugar de ir a la compra de divisas. El problema es que el dinero es un stock, y pasa de mano en mano. La persona 1 le compra a 2, y ahora es 2 quien debe decidir qué hacer con esos pesos. Podría ser que 2 también consuma en lugar de ir a comprar dólares, y le pase el dinero a 3. Como es fácil de anticipar, en algún momento los pesos irán a parar a alguien que elija ahorrarlos en billetes verdes. El proceso solo culmina cuando a) la cantidad de pesos que la gente desea tener en el bolsillo aumenta o b) alguien en la cadena decide comprar dólares al BCRA, retirando los pesos de circulación.

 

Cuando este canal es el relevante para la inflación (insisto en que pueden haber otros canales y otras causas/propagaciones), el resultado tampoco es obvio. El “traspaso a precios” puede suceder con mayor o menor rapidez, ya que puede ser atenuado si la economía crece gracias a la emisión inicial (si aumenta la demanda de pesos) o bien acelerado si la incertidumbre es amplia. Pero la posibilidad de que la emisión induzca mayor demanda de dólares está ahí, lista para hacerse realidad en cualquier momento en que la confianza se deteriore.

Dejá un comentario