Massa buscará ser el candidato a gobernador por el kirchnerismo

31 de mayo, 2019

El Frente Renovador realizó ayer su Congreso con delegados llegados desde distintas regiones del país y que tuvo como máximo orador en el cierre del mismo, a su principal referente Sergio Massa.

 

En el inicio del Congreso hubo varios expositores que abordaron distintas temáticas: Matías Tombolini (Economía), José De Mendiguren (Industria), Mirta Tundis (Seguridad Social), Sergio Federovisky (Medio Ambiente).

 

Durante en el encuentro, hubo más de 30 oradores. Tal como anticipó El Economista, ya en la previa los renovadores tenían claro que buscarían “facultar a Massa, para que negocie con otros frentes electorales” procurando alcanzar “la unidad más amplia posible”. No en vano, #NuevaMayoría fue el hashtag que se visualizó durante el evento en distintas pantallas.

 

Graciela Camaño es la dirigente del entorno de Massa que se opone con mayor tenacidad a acordar con el kirchnerismo.

 

Con la aprobación de más de 600 delegados, el ex intendente de Tigre quedó facultado para negociar con otros sectores de la oposición, en una ronda de negociaciones que probablemente se prolongará hasta el 12 de junio, día en el que vence la presentación de los frentes electorales.

 

“El Frente Renovador ratifica a Sergio Massa como su candidato y le delega la potestad de realizar las gestiones y acuerdos que sean necesarios y oportunos para construir una coalición opositora que pueda ganarle a Macri y ser alternativa de gobierno”, reza el documento final emitido.

 

Al mismo tiempo, el FR sepultó ayer las especulaciones en torno a la posible utilización de colectoras que incluirían a María Eugenia Vidal.

 

Sin embargo, Massa ya venía conversando con los federales desde el año pasado por lo que en concreto el tigrense quedó habilitado para negociar con el kirchnerismo. En las filas del FR, aseguran que el ex titular de la Anses mantendrá diálogos “mano a mano” con Alberto Fernández, y hasta deslizan un plan A: solicitar la candidatura a la gobernación aceptando a Verónica Magario para integrar el binomio. Y consideran que un clima de unidad de la oposición, Axel Kicillof aceptaría dar un paso al costado. Así lo aseguró un estrecho colaborador de Massa ante El Economista, aunque luego de los recientes anuncios, la propuesta parece de difícil concreción.

 

Un dato elocuente: el miércoles por la tarde el intendente de Tigre (cuna del massismo), Julio Zamora, expresó su apoyo a las fórmulas de Fernández-Fernández y a la de Kicillof-Magario en Twitter, gesto que evidencia el estado de ánimo en buena parte de la tropa massista que venía presionando para que se alcance un acuerdo con el peronismo.

 

A su vez, en el entorno de Massa piensan en los fondos de campaña que deberá distribuir las justicia electoral por los resultados de 2015 cuando el frente UNA obtuvo 5 millones de votos. “Sacamos el 22% de los votos y si a eso se le suma el 40% que obtuvo Daniel Scioli, podríamos sumar hasta el 60% de los recursos”, razonó un voz massista ante El Economista.

 

Por ahora, es Graciela Camaño la dirigente del entorno de Massa que se opone con mayor tenacidad a acordar con el kirchnerismo.

 

Mientras en los distritos crece la preocupación ante el desgaste de “la ancha avenida del medio” y la carencia de una candidatura potente que arrastre las listas en los municipios, Massa criticó duramente a Mauricio Macri desde el atril: “Llegamos hasta acá porque el Gobierno de Macri fracasó, no fracasaron los argentinos. Fracasó porque hoy uno de cada tres argentinos es pobre, fracasó porque apostó a la timba y la especulación financiera”, indicó desde el atril.

 

Mientras tanto, en Alternativa Federal miraron de reojo los movimientos del tigrense y volvieron a marcar posición. Ayer Salta, durante un acto, Juan Manuel Urtubey lanzó: “No vamos a sumarnos a ese espectáculo grotesco en donde los políticos discuten posiciones de poder mientras la gente se caga de hambre; ni Macri ni Cristina. Hay Alternativa en la Argentina”.

 

De todas maneras, en el massismo entienden que Alternativa Federal quedó muy debilitada por la deserción de varios gobernadores del espacio que ahora se inclinan por la fórmula FF. Tampoco ayudaron la negativa de Roberto Lavagna de no querer participar en primarias y algunas indefiniciones de Juan Schiaretti.

 

Massa sólo reeditaría su proyecto presidencial si no logra un acuerdo para su candidatura a gobernador.

 

Dejá un comentario