Malamud: “Cualquier respuesta al acuerdo beneficia al Gobierno”

10 de mayo, 2019

Andrés Malamud

Entrevista a Andrés Malamud Politólogo Por Nestor Leone

 

“Esta propuesta distrae a la opinión pública y divide a los opositores, decidan lo que decidan”, sostiene Andrés Malamud, politólogo e investigador de la Universidad de Lisboa. “Cualquier respuesta beneficia al Gobierno”, agrega en esta entrevista con El Economista. En ese sentido, Malamud considera que la iniciativa es un intento por reforzar la polarización entre Cambiemos y el kirchnerismo. “Es la única estrategia viable (para el Gobierno) ante un desempeño económico como el actual”, sostiene.

 

¿Qué busca el acuerdo y qué puede lograr el Gobierno con él, más allá de lo explicitado?

El Gobierno tiene al menos tres objetivos. Por un lado, calmar la volatilidad financiera mediante señales de estabilización política. Por el otro, calmar a los críticos internos mediante gestos de apertura política. En tercer lugar, desgastar a la oposición obligándola a pegarse al Gobierno si aceptan firmar, o al kirchnerismo, si lo rechazan. Un pacto substantivo de gobernabilidad no está entre los objetivos.

 

¿Puede entenderse como un fracaso que no logre sumar a referentes de peso o el hecho de mantener el tema en agenda neutraliza efectos adversos?

Cualquier respuesta beneficia al Gobierno: esta propuesta distrae a la opinión pública y divide a los opositores, decidan lo que decidan.

 

La apuesta de Lavagna es heredar los votos de Cambiemos y llegar al balotaje contra Cristina, pero no depende de él.

 

¿Qué le diría a Cristina si tuviera que asesorarla al respecto?

Si quiere ganar le diría que haga la gran Guido Di Tella y promueva la explosión de la economía antes de asumir, para después aparecer como la reparadora. Si quiere perder (porque el ajuste que viene es duro) le diría que no haga nada más que llenar las listas legislativas de fieles.

 

La polarización como estrategia, ¿no tiene un techo o límite muy concreto para el Gobierno?

Sí, pero es la única estrategia viable para un desempeño económico como el actual.

 

¿Qué lugar queda para Lavagna en este escenario? Una hipótesis es que sólo puede crecer en tanto sea el Gobierno sea el que se derrumbe como oferta.

Esa hipótesis es correcta: la apuesta de Lavagna es heredar los votos de Cambiemos y llegar al balotaje contra Cristina, pero eso requiere que el Gobierno colapse y tal cosa no depende de él.

 

Buscan calmar la volatilidad financiera con señales de estabilización política y a los críticos con gestos de apertura.

 

¿Cómo encarará el Gobierno su campaña con los principales indicadores socioeconómicos en contra y dificultades para ofrecer una idea de futuro?

Teniendo en cuenta que Macri es un candidato viable pese a fracasar en los dos indicadores por los que pidió ser evaluado (inflación y pobreza), la habilidad política del Gobierno está fuera de duda.

 

¿Qué tipo de campaña imagina que hará Cristina? Tiene su núcleo duro consolidado y un techo más alto, ¿podrá construir mayoría?

Si la economía explota, sí. En caso contrario será muy difícil.

 

¿Qué dejará Cambiemos como herencia, más allá de que pueda ser reelecto o no? ¿Cuáles piensa que serán los desafíos para la Argentina que viene?

Si Macri termina su mandato, acaba con una maldición de noventa años: la de que sólo los peronistas y los militares concluyen mandatos presidenciales. El fracaso económico es grave pero no empaña esa novedad política.

Dejá un comentario