Los salarios explican el desplome automotriz

21 de mayo, 2019

El sector automotriz continúa arrojando datos negativos en medio de la crisis que atraviesa desde hace varios meses. Durante el mes pasado, los patentamientos mostraron un fuerte descenso de 52% en relación al mismo mes del año anterior y, si bien la comparación interanual es contra meses que fueron muy buenos para el sector, el dato de abril marca a la vez una caída de 4,8% en relación al mes previo. En tanto, el desempeño del mes en curso muestra una aceleración de la caída.

 

“Las cifras preliminares de patentamientos de mayo indican que la situación del mercado automotriz no tocó fondo y el horizonte cambió de muy malo a crítico”, advirtió en un estudio la consultora Invenómica, que a la vez destacó que mientras a principios del año pasado la industria había proyectado un millón de patentamientos para 2019 y a fines de año redujo la proyección a la mitad, y todo parece indicar que siquiera llegará a esa última cifra prevista para el año, quedando sólo en 430.000 unidades, el número más bajo desde 2006, cuando sólo se alcanzaron 419.000.

 

 

Invenómica indica que existen varios factores que explican el desplome y asegura que uno de los principales es el incremento en la cantidad de sueldos para comprar un vehículo. Según el análisis, en 2018 se necesitaban 14,8 sueldos para adquirir un vehículo pequeño (tomando como referencia a modelos como Volkswagen Polo, Peugeot 208 o Toyota Yaris), lo cual implica que se retrocedió a niveles de 2014. “Pero la situación continúa empeorando en 2019 y la cantidad de sueldos retrocede en mayo a niveles de 2011”, señaló el estudio.

 

“El problema es sencillo, los salarios (considerando el salario medio de los asalariados registrados privados publicado por el Ministerio de Trabajo) no mejoran en términos reales y el precio de los vehículos (aún considerando las bonificaciones) continúan aumentando a un ritmo superior a los salarios e inclusive por encima de la devaluación del tipo de cambio”, explicó la consultora, que respecto al último punto aclaró que en el acumulado de 2019 el precio de los vehículos aumentó 21% y la devaluación estuvo en torno a 17%.

 

Además de los salarios, Invenómica señala a la confianza del consumidor, que “hoy se encuentra en un piso”, como otro factor influyente en la caída de las ventas de vehículos. “La confianza la construye en base a cómo percibe que estará su situación económica en particular y el contexto económico general en los próximos meses. Y precisamente, percibe que la situación estará peor o, en el mejor de los casos, igual, impactando negativamente en la demanda de vehículos y cualquier otro tipo de bien durable”, afirmó la consultora.

 

El estudio advirtió que, frente a este escenario, si el aumento del valor de los vehículos continúa ganándole a los aumentos salariales y los consumidores no perciben que en el corto plazo la situación económica pueda mejorar, es “imposible” que haya una recuperación en las ventas de la industria automotriz.

 

Créditos prendarios

 

De acuerdo con el último informe de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), durante el mes pasado 16.412 unidades, entre automóviles, vehículos livianos y pesados, fueron compradas por medio de financiación con crédito prendario, lo cual implica una caída de 55,9% respecto al mismo mes del año pasado.

 

De acuerdo con los registros, la tendencia a la baja en el financiamiento de compra de vehículos empezó en junio de 2018, con una caída de 11,7% respecto del mismo mes de 2017, y con el correr de los meses se fue agudizando progresivamente, con una fuerte aceleración en septiembre y logrando la mayor caída durante el primer mes de este año, cuando el descenso marcó 56,1% en la comparación interanual.

 

El número de créditos prendarios de abril representó 44,8% de la participación total del mercado. A la vez, de acuerdo con los datos de la entidad, en el acumulado del año se financió la compra de 75.095 vehículos, que significó 43,1% del total de los patentamientos, mientras que 56,3% fueron adquiridos por compras de contado y el 0,6% restante fueron por medio de leasing.

 

Dejá un comentario