Los Millennials de EE.UU. en su peor momento financiero

22 de mayo, 2019

Las últimas noticias sobre la Generación del Milenio son aguas que bajan turbias: Millennials y Gen Z son cada vez más pesimistas sobre sus vidas, según una encuesta; Los millennials se acercan a la mediana edad en crisis; La oscura razón por la que tantos millennials son pobres y están quebrados; La mitad de los millennials dicen que las redes sociales los llevan a gastar dinero que no tienen; La deuda estudiantil está impidiendo que los millennials estadounidenses se conviertan en empresarios. Y podemos seguir mucho más.

 

Es posible que al mismo tiempo el cuidado de la salud en los Estados Unidos es un desastre de proporciones, y que el desorden obliga a millones de personas a tomar decisiones difíciles cuando se trata de sus finanzas. Los millennials no son una excepción a ese dilema, según una nueva investigación publicada por el Centro de Estudios de Salud Transamerica (TCHS).

 

El informe contiene muchos datos fascinantes sobre el enfoque de la “generación digital” en la medicina. Por ejemplo, los millennials tienden a no ir al consultorio del médico, tienen mucha menos confianza en la atención médica de los EE. UU. que las generaciones anteriores, y colocan la salud preventiva y el autocuidado por encima de todo en su jerarquía de prioridades.

 

Pero esto no es solo un capricho aleatorio de personas de 20 y 30 años. El comportamiento está influenciado por factores como los costos médicos altos, que, según el estudio, obligan a ciertos jóvenes a tomar medidas extraordinarias en relación con otras generaciones.

 

“Los millennials con importantes gastos de atención médica de bolsillo tienen más probabilidades de pagar estos gastos con ahorros (52% frente a 46% de Gen X y 46% de Boomers), tarjetas de crédito (44% frente a 38% de Gen X y 33% de los Boomers), o retiros de 401 k (16% contra 6% de Gen X y 3% de Boomers), y es menos probable que paguen con ingresos disponibles (29% vs. 38% de Gen X y 40% de Boomers )”, escriben los autores.

 

Para obtener información sobre las diversas facetas de la atención médica, el Centro Transamerica para Estudios de la Salud (TCHS) analizó datos de encuestas de 1,172 millennials en el informe de investigación de consumidores de 2018 TCHS, Stressed Out: Americans and Healthcare. El nuevo informe, Millennials: Nativos digitales que interrumpen las tendencias de la atención médica, ilumina las presiones que enfrentan y que afectan sus decisiones y su acceso a la atención médica, que son determinantes en su estado de salud actual. El análisis también muestra los datos de tendencias de los informes anuales de TCHS que se remontan a 2013.

 

Según el estudio, el número de millennials sin seguro continúa aumentando. Las dos razones más comunes para que no obtengan cobertura de salud se basan en la asequibilidad: el 60% dice que el seguro de salud de EE.UU. es demasiado caro y el 26% dice que pagar los gastos de salud con la multa fiscal era menos costoso que las opciones de seguro de salud disponibles para ellos.

 

Los millennials también son más propensos a no tener visitas al consultorio médico. Los reportes indican un alto porcentaje con cero visitas al consultorio del médico en los últimos doce meses. Sin embargo, son más propensos que las generaciones anteriores a tener una o más visitas de salud mental (20% frente a 11% de Gen X y 7% de Boomers), visitas de terapia quiropráctica / masaje (19% vs. 12% de Gen X y 9% de Boomers) y visitas de acupuntura (13% frente a 3% de Gen X y 2% de Boomers).

 

La mayoría de los millennials consideran que la atención médica preventiva y el cuidado personal son sus prioridades más importantes relacionadas con la salud. Más de la mitad (55%) dicen que su prioridad actual y más importante relacionada con la salud es “mantenerse saludable y cubrir los gastos básicos de atención médica preventiva”.

 

Otro resultado importante es que tienen más probabilidades de depender de los recursos de Internet para obtener información sobre atención médica que las generaciones anteriores. Son más propensos a decir que confían más en Internet para recopilar información sobre su salud, seguro de salud y el sistema de salud. Y confían de igual forma en familiares y amigos (25%) como los médicos, enfermeras y otros profesionales de la salud (27%) para obtener información sobre su salud.

 

Dejá un comentario