Llegaron los colectivos eléctricos a la Ciudad

17 de mayo, 2019

“La transformación del sistema de transporte es uno de los pilares del cuidado del medioambiente”, dijo Larreta

En el marco del Plan de Movilidad Limpia, ayer comenzaron a circular los dos primeros colectivos eléctricos en la CABA. Pertenecen a la línea 59 que une Barracas con la zona norte del Gran Buenos Aires y fueron presentados por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich y el secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman.

 

En una iniciativa conjunta del Gobierno de la Ciudad y del Ministerio de Transporte, el objetivo del plan es reducir 14% las emisiones de CO2 del sector de transporte para 2035, y 50% en el caso de agentes contaminantes, mejorando la calidad de vida de los porteños.

 

En total, las líneas que incorporarán los buses eléctricos serán cuatro: la 12, 34, 39 y 59. Fueron seleccionadas a partir de una convocatoria que se realizó conjunto con el Gobierno Nacional.

 

De ese modo, funcionarán cuatro colectivos, dos por línea, con distintas tecnologías de carga y proveedores, poniéndose a prueba por un año en el tránsito porteño.

 

“La transformación del sistema de transporte es uno de los pilares del cuidado del medioambiente”, dijo Larreta.

 

Tres empresas locales, asociadas con fabricantes de buses eléctricos, darán las unidades en comodato. La próxima línea prevista en incorporar los nuevos colectivos, luego de la 59, será la 12.

 

“Planteamos un esquema donde la inversión la hacen las empresas y el Estado, tanto Nación como CABA, acompaña con incentivos. Es una solución que nos pone a la delantera del transporte sustentable, que es hacia donde están yendo todas las ciudades del mundo. Las energías limpias generan empleo y nuevas oportunidades de movilidad, más amigables con el medio ambiente”, explicó Dietrich.

 

 

El objetivo de la prueba piloto es evaluar la viabilidad técnica de esta nueva forma de movilidad, así como también la operativa, económica y ambiental. Los resultados, que serán evaluados junto al Banco de Desarrollo para Latinoamérica (CAF), serán una herramienta clave para la adopción de un plan a mayor escala en el Area Metropolitana de Buenos Aires que, con cerca de 18.000 colectivos, tiene una de las flotas más grandes de la región.

 

Teniendo en cuenta esa cifra, desde hace dos años el Gobierno trabaja con distintos ministerios para promover la movilidad “limpia”. Los de Energía, Ambiente, Producción y Transporte se reunieron en una mesa de trabajo conjunta con el objetivo de analizar las oportunidades para el desarrollo productivo de la tecnología y su incorporación en el sistema de transporte público. En esa línea, se redujeron los aranceles de importación tanto para los buses como para los autos y utilitarios livianos eléctricos. Además, esta mesa empujó la reforma integral de la Ley de Tránsito Nacional y su reglamentación para actualizarla a los cambios tecnológicos.

 

“Desde CAF apoyamos está avanzada iniciativa del Gobierno de la Ciudad para la introducción de tecnologías de bajas emisiones en el transporte público automotor terrestre. Colaboramos a través de una inversión de US$ 150.000 destinada a la evaluación de la factibilidad técnica, económica y ambiental de esta tecnología limpia”, expresaron desde la entidad.

 

En el 2017 se realizó la convocatoria pública a empresas de colectivos que estuviesen interesadas en probar los nuevos modelos a cambio de incentivos como exenciones arancelarias de importación, construcción de estaciones de carga, entre otras.

 

Según el plan nacional, para 2030 Argentina reducirá en 5,9 millones de toneladas sus emisiones de dióxido de carbono en el transporte para mitigar el cambio climático, lo que a su vez permitirá un ahorro acumulado de 13.300 millones de litros de gas-oil.

Los colectivos eléctricos

 

Las ocho unidades van a realizar el recorrido original establecido para cada línea.

 

 

La autonomía de los coches varía según la tecnología. Por lo que la selección del tipo de carga se tiene que adecuar a las características y la extensión de los recorridos. En la prueba piloto se van a testear los siguientes.

 

  • Cuatro de carga rápida, uno de la línea 12, dos de la 34 y uno de la 39, con hasta 70 km de autonomía y aproximadamente 20 minutos de tiempo de carga para el 80% durante el día (y alrededor de 40 minutos para el 100%, que se suele hacer en horario nocturno).

 

  • Cuatro de carga lenta, uno de la línea 12, uno de la 39 y dos de la 59. Pueden recorrer hasta 220 km en forma autónoma, con entre 2 y 5 horas de carga para llegar al 100%. La carga se lleva a cabo en horario nocturno.

 

Entre las ventajas que ofrecen los modelos eléctricos, además de no necesitar combustible, se encuentran que no emiten gases contaminantes por lo que mejoran la calidad del medio ambiente; producen menos ruido que los colectivos convencionales reduciendo la contaminación sonora, el uso de la electricidad es más eficiente y económico que el de combustible tradicional, y tienen un menor costo de mantenimiento, ya que su motor es más simple.

 

Además de los buses eléctricos, otras prácticas innovadoras que ya se extienden en la Ciudad y aportarán al cuidado del medio ambiente son la movilidad compartida, el desarrollo de combustibles limpios y los ya visibles monopatines eléctricos (o e-scooters).

Dejá un comentario