Lavagna se desmarcó y amaga competir con frente propio

23 de mayo, 2019

Lavagna

Si las elecciones fueran mañana, Roberto Lavagna competiría con su propio frente, Consenso 19. Alternativa Federal y el espacio del exministro, están pasando horas de incertidumbre. Con el plazo del vencimiento para la presentación de las alianzas como una espada de Damocles, los movimientos se multiplicaron en los últimos días, tal vez urgidos ante la resolución de la expresidenta Cristina Kirchner, de elegir Alberto Fernández como candidato presidencial, aunque la posibilidad de continuar negociando continuará a hasta último momento.

 

Luego de la reunión que Juan Schiaretti tuvo con Mauricio Macri en la Casa Rosada el martes pasado, la convocatoria a los principales referentes de Alternativa Federal prevista para ayer, se adelantó y se transformó en una cena el mismo martes en casa de Sergio Massa, donde el líder del Frente Renovador, debió dar explicaciones a Juan Manuel Urtubey, Miguel Pichetto y al gobernador cordobés de sus vínculos con el kirchnerismo, según trascendió.

 

“Los puntos de Schiaretti están asociados al ajuste, no hablan de crecimiento, trabajo ni educación”, dijo Lavagna.

 

Finalmente, los federales volvieron a reeditar la foto de septiembre de 2018 ayer miércoles por la mañana en las oficinas céntricas del tigrense, al tiempo que ratificaban que la resolución sobre las candidaturas surgiría de la competencia primaria, un dardo dirigido a Roberto Lavagna, que por el momento lo deja fuera del espacio. En el encuentro estuvieron presentes Margarita Stolbizer y Miguel Lifschitz, según pudo averiguar este diario, aunque no posaron en la foto.

 

El exministro recogió rápidamente el guante: “Por ahora soy candidato a presidente por afuera de Alternativa Federal”, declaró.

 

En el entorno de Lavagna, deslizaron ante El Economista que hay “diferencias de fondos” con los federales. Al mismo tiempo analizaron como “nulas” las diferencias entre los diez puntos propuestos por Macri, en el marco de un acuerdo con los principales espacios de la oposición y los seis puntos que Schiaretti, le entregó al Presidente en su visita Casa Rosada. “Esos puntos están asociados al ajuste, no hablan de crecimiento, trabajo ni educación”, dijo el exministro.

 

Massa “hablará con los gobernadores para saber cuál es su lectura política” y deja el “escenario abierto”, dijo un vocero.

 

En esa línea, un armador lavagnista deslizó ante El Economista, que cayó mal el gesto “unilateral” de Schiaretti de convocar a dirigentes que “forman parte de la grieta”, como Daniel Scioli. Ayer el mandatario lo hizo a través de un video, al tiempo que convocó a Marcelo Tinelli a sumarse al espacio.

 

En paralelo, desde Consenso 19 presionan para sumar la rama progresista: el diálogo con Stolbizer y Lifschitz, es harto fluido al igual que con el radicalismo díscolo. La propia Stolbizer, quien acompañó a Massa electoralmente en 2017, le pidió públicamente que no abandone la tercera vía: “Ojalá no se vaya con el kirchnerismo”, lanzó.

 

Las declaraciones de Stolbizer explican la desconfianza con la que el lavagnismo mira a Massa, quien mantiene siempre un andar zigzagueante. “Está negociando con Unidad Ciudadana”, deslizan cerca del exministro.

 

En Consenso 19, niegan haber avanzado en conversaciones para una eventual candidatura del empresario Francisco De Narváez a la gobernación y hay algunos dirigentes que se atreven a ilusionarse con el exintendente de Bolívar, Eduardo Bucca, para disputar el sillón de Dardo Rocha.

 

Mientras tanto Massa continúa dando gestos ambiguos al tiempo que mantiene el diálogo con los dos armados del peronismo, mientras se prepara para su Congreso partidario nacional, el cual se desarrollará el próximo 30 de mayo en la ciudad de Buenos Aires.

 

Según informaron voceros del FR a este diario, Massa “hablará con los gobernadores para saber cuál es su lectura política” de la coyuntura, al mismo tiempo que dejan el “escenario abierto”, para eventuales acuerdos.

Dejá un comentario