La respuesta de Lavagna anticipa eje de su (posible) campaña

8 de mayo, 2019

Los 10 puntos del Gobierno y los 10 de Roberto Lavagna reflejan visiones económicas diferentes: una más ortodoxa y otra más heterdodoxa, pero ambas moderadas.

 

Por ejemplo, Lavagna sostiene que el equilibrio fiscal no puede lograrse con una economía en recesión que deteriora la capacidad de recaudar. La diferencia es clara en el punto que se refiere a la independencia del BCRA que Lavagna entiende que debe limitarse al manejo de la política monetaria. Y promueve que su objetivo no sea sólo el de lograr estabilidad sino también a promover el empleo,  los dos mandatos que tiene, por ejemplo, la Reserva Federal.  El exministro nunca creyó en la autonomía a ultranza del BCRA en una economía de las características de Argentina.

 

 

Con relación al punto 3 del documento del Gobierno, Lavagna afirma que la manipulación del tipo de cambio conspira contra las exportaciones, en línea con su tradicional posición a favor de un tipo de cambio alto. En varios puntos se marcan diferencias y no faltan las chicanas porque, después de todo, ambos son documentos que forman parte de la campaña electoral. En líneas generales a casi todos los desafíos que plantea el Gobierno, Lavagna sostiene que la condición necesaria es el crecimiento de la economía.

 

Frente al texto del Gobierno que sostiene que la legislación laboral debe adaptarse a “las nuevas realidades del mundo del trabajo”, Lavagna contesta que también importan las viejas necesidades.

 

 

En el punto 10 el texto oficial propone “el cumplimiento de las obligaciones con nuestro acreedores” mientras que el protocandidato retruca diciendo que el Gobierno “aprovechando sus relaciones con el FMI” inicie de inmediato negociaciones para lograr el alargamiento de los plazos de vencimiento de la enorme deuda contraída en los últimos tres años.

 

Aún no se sabe si Lavagna será candidato, pero si decide serlo, ya se conoce el contenido de su discurso de campaña.

Dejá un comentario