La CGT exigió cambios profundos en el rumbo económico al Gobierno

30 de mayo, 2019

CGT_Paro

La jornada de paro general, que ayer dejó postales de calles desoladas en la Capital Federal, se cerró simbólicamente a primera hora de la tarde, cuando en una conferencia de prensa en la CGT, sus líderes exigieron al Gobierno un cambio de rumbo en la economía con “acciones inmediatas” para “frenar la decadencia”.

 

“El movimiento obrero reitera lo que viene diciendo en cada una de sus declaraciones y en cada paso que venimos dando a lo largo de este tiempo. Les pedimos a las autoridades que tomen medidas inmediatas para frenar la caída sistemática del país”, pidió Daer desde la sede de la central obrera, en la calle Azopardo. Allí encabezó una conferencia de prensa con Carlos Acuña, el otro líder cegetista. Entre otros, en esa mesa estuvieron Gerardo Martínez, Andrés Rodríguez y Julio Piumato, líderes de los albañiles de la Uocra, los estatales de UPCN y los judiciales de UEJN.

 

Para Daer, la huelga tuvo “un acatamiento contundente”, porque los sindicatos, “más un sector mayoritario del pueblo argentino, se sumaron a la convocatoria de la CGT para reclamar medidas urgentes de rectificación de las políticas económicas que fueron erosionando toda la economía”.

 

Moyano hizo “un llamado muy especial a todos los trabajadores para que no se vuelvan a equivocar” y voten a Macri.

 

La huelga tuvo como músculo principal el acatamiento de los gremios del transporte público, que están alineados con la CGT. No circularon trenes, colectivos ni subtes. En territorio porteño, un bajo número de taxis fue la alternativa en cuanto a transporte público.

 

“Queremos ratificar el rumbo que ha tomado esta Confederación General del Trabajo de ir siempre en busca de un camino que resuelva los temas de los más necesitados, los temas de fondo de nuestro país y que permita de una vez por todas que en Argentina se pueda vivir dignamente”, resumió Daer, líder del gremio de Sanidad ,seccional Buenos Aires.

 

Por su parte, Acuña dijo en la conferencia de prensa que no fue “un paro político” y apuntó contra el Gobierno que, a su criterio, lanzó “cortinas de humo, como los diez puntos que quedaron en la nada”.

 

Daer se manifestó en la misma línea al hablar sobre los vínculos políticos que se podrían trazar con el paro, aunque dejó en claro, en declaraciones a Radio La Red, que el candidato de la CGT “es Alberto (Fernández)”.

 

“La gente nos estaba pidiendo de alguna manera una acción, encontrar un camino donde le pueda mandar un mensaje a este Gobierno”, argumentó Acuña. Según el líder del gremio de los empleados de estaciones de servicio, el diálogo con la administración de Mauricio Macri está agotado. “Hemos llevado siempre el diálogo, pero nunca hemos encontrado una respuesta a nuestros pedidos y nuestras inquietudes para mejorar el destino de los argentinos”, sentenció.

 

La pata moyanista

 

El paro tuvo la adhesión de sindicatos muy representativos, como los que están nucleados en el Frente Sindical para el Modelo Nacional (Fresimona), bajo el liderazgo de Hugo Moyano. Ese frente, que congrega a gremios como el de camioneros y los bancarios, hizo su propia evaluación de la medida de fuerza, en la que las consideraciones políticas tuvieron peso.

 

Según evaluó Hugo Moyano, “el paro ha sido muy efectivo con mucha adhesión en todo el país” y destacó: “Estos paros no se hacen por capricho de los dirigentes, sino por necesidad”.

 

En la conferencia de prensa del moyanismo hubo un pedido expreso del líder de los camioneros para que los trabajadores no voten a Macri en las próximas elecciones. “Hacemos un llamado muy especial a todos los trabajadores para que no se vuelvan a equivocar. Porque este señor prometió que iba a dejar sin efecto el impuesto al trabajo y no lo hizo. Muchos trabajadores creyeron eso y por eso lo votaron. Pero hoy, estoy seguro de que no se vuelven a equivocar”, apuntó.

 

En la sede de la Federación Nacional de Trabajadores Camioneros, Hugo y Pablo Moyano encabezaron una conferencia de prensa en la que también estuvo el líder bancario Sergio Palazzo, representantes de las distintas vertientes de las CTA y figuras del PJ bonaerense, como el intendente de Merlo, Gustavo Menéndez.

 

A pesar de que la CGT había convocado a la huelga sin marchas, el gremio de camioneros, enfrentado a la conducción de la central, realizó movilizaciones por su cuenta en distintas ciudades del país, que complementó con ollas populares.

 

Dejá un comentario