Jugada sorpresiva, que anticipa más polarización y quita espacio a peronismo federal

18 de mayo, 2019

Alberto Fernández CFK cristina
  • “Le he pedido a Alberto Fernández que encabece la fórmula que integraremos juntos, él como candidato a presidente y yo como candidata a vice, para participar en las próximas elecciones”, dijo, hoy, Cristina Kirchner en un vídeo posteado en YouTube. Fue una sorpresa absoluta dado que se esperaba que ella compitiera como cabeza la fórmula y que haga el anuncio sobre la chicharra del 22 de junio. Ni una cosa ni la otra. Ese, por lo tanto, es el primer dato: una jugada sorpresiva.

 

  • Políticamente, ¿cómo cambia el escenario? A priori se podría especular con que se trata de una decisión que quita oxígeno al espacio del peronismo federal (que rondaba el 15% de intención de voto) y, por ende, polariza más la elección entre el kirchnerismo, por un lado y Cambiemos, por el otro. ¿Habrá novedades en las filas federales ante el cambio? Luego del “renunciamiento” de Cristina, que será presentado como un gesto de altura y grandeza, más considerando que la relación con Alberto tuvo momentos muy malos, es esperable que aparezcan voces que les pidan el mismo gesto a otros candidatos.

 

  • A su vez, y concatendado con lo anterior, el movimiento generará más presión dentro de Cambiemos para ampliar la coalición, el pedido que venían formulado algunos radicales.

 

  • Será clave escuchar las razones que dará Cristina para justificar su decisión; también será decisivo escuchar la reacción de los gobernadores y, sobre todo, las palabras del propio Alberto, un dirigente con mejor llegada al establishment y menos resistido. El mensaje de Cristina es que lo importante armar un frente para que no siga Mauricio Macri y, si su candidatura era un impedimento para algunos sectores para formar parte de ese frente, decidió dar un paso al costado.

 

  • Electoralmente, el impacto aun no se puede medir y se debe esperar que la sociedad incorpore la novedad. Si bien Alberto tiene niveles de desconocimiento no menores en el gran público, la presencia de Cristina será el motor electoral del binomio. Otro dato interesante es que Cristina habló de las PASO y eso puede leerse como una invitación a otros sectores del espacio panperonista a que compitan contra su fórmula.

 

  • Cristina aspira a que esta fórmula tenga más votos que una encabezada por ella. Se supone que ahora el peronimso federal tiene menos espacio y los votos que irían para un candidato de ese espacio serán para Alberto. En ese cálculo, Cristina toma en cuenta los resultados de las elecciones provinciales: en la mayoría de ellas, ganó un peronismo moderado y antigrieta. ¿Funcionará?

Dejá un comentario