Impacto y reacciones posibles de sus rivales

20 de mayo, 2019

Carlos Fara

Movió Cristina Kirchner, sacudió el tablero y dejó un buen número de preguntas e incógnitas. Por caso, ¿qué impacto real tendrá la decisión en el electorado y en el resto de los actores del escenario?

 

Para Carlos Fara, con esta decisión, Cristina le “marcha la cancha” a los otros actores. Sobre todo aquellos, dentro del peronismo, más reacios a su liderazgo. “Lo importante es ver qué hacen los gobernadores. Entre los que se reunieron con ella en el PJ y los que dijeron luego que la decisión era correcta o deseable, logra una importante masa crítica. En ese sentido, vuelve más complicada la situación de Alternativa Federal, en general, y de Roberto Lavagna, en particular”, sostiene el responsable de Fara & Asociados. Y agrega: “Respecto de las posibilidades electorales de esta fórmula son los números de Cristina. No creo que Alberto Fernández agregue nada en particular. Tampoco que le quite o la aleje de algún sector”.

 

“Esta decisión no sólo envía un mensaje importante hacia el electorado y hacia el oficialismo, sino que también extiende una mano gentil hacia un peronismo en busca de una esquiva unidad y hacia el denominado círculo rojo: los mercados, el establishment y otros poderes fácticos que, por cierto, el flamante candidato a presidente ha sabido cultivar”, sostiene Gonzalo Arias, sociólogo y autor del libro sobre campañas electorales “Gustar, Ganar y Gobernar”. En ese sentido, plantea dos incógnitas abiertas. “En primer lugar, si la candidatura de Fernández logrará incomodar al Gobierno corriendo del centro de la escena a la principal protagonista de la polarización y replegando a los sectores más intransigentes del espacio. En segundo lugar, si será capaz de comunicar una imagen propia de aquella que se le adjudica a Cristina”, sostiene. Y agrega que el anuncio de Cristina golpeó al peronismo federal en su “línea de flotación” por la imagen “más amplia y dialoguista” del exjefe de Gabinete de Néstor Kirchner.

 

Por su parte, el sociólogo Pablo López Fiorito señala el hecho de que Cristina no pierda centralidad ni siquiera con su renunciamiento parcial y que esto tiene que ver con que es la “oposición real” a Cambiemos en un contexto de crisis. Además, destaca la fuerte interpelación que significa la fórmula propuesta para el justicialismo no kirchnerista. “El de Cristina es un gesto hacia ese sector. Los convoca a formar un gran frente opositor. Si no confluyen en una gran PASO pueden perder la representatividad que creen tener. Sergio Massa, por ejemplo, ¿puede negarse a este llamado, sin dejar de ser representativo de un sector del electorado argentino? Si el problema era Cristina, ya está resuelto, ella será en términos formales presidenta del Senado”, sostiene.

 

En cuanto al oficialismo, Fara no cree que la fórmula Fernández-Fernández los obligue a cambiar la estrategia. “Por lo menos, en lo inmediato”, aclara. “Primero verá el impacto en la opinión pública, convencidos de que la oferta la ordena el voto de la gente. Y van a seguir jugando a la polarización porque Cristina está en la fórmula y no creo que el Gobierno se haya quedado sin contendiente. Cristina es lo que define esta nueva fórmula”, afirma.

 

Para Arias, en cambio, la decisión obligará “necesariamente al resto de los espacios”, incluido Cambiemos, a reformular o ajustar sus estrategias de cara a las PASO. De todos modos, señala que “la reformulación de la estrategia electoral oficialista tiene, como una suerte de precondición, el ordenar este tumultuoso frente interno. Una vez conseguido este objetivo, debería procurar volver a instalar a Cristina en el centro de la escena electoral, comunicando la idea de Alberto al gobierno, Cristina al poder”, señala.

 

En tanto, López Fiorito sostiene que el oficialismo mantendrá su “batalla épica en contra de la corrupción, mafias y el populismo”, porque para esa estrategia “da lo mismo el candidato” que encabece la fórmula. Mientras que considera difícil que haya plan B o plan V (por María Eugenia Vidal). “Mostraría un grado de debilidad que condicionaría la gestión presidencial”, sostiene. Y recomienda estar atentos a la Convención de la Unión Cívica Radical para saber cuál es la posición del principal socio del PRO.

 

Dejá un comentario