Hubo fiesta en los mercados, ¿aprobación a la fórmula FF?

22 de mayo, 2019

collage Alberto mercado mercados

Por Alejandro Radonjic

 

La correlación no implica causalidad, dice una conocida máxima econométrica. Es decir, dos eventos simultáneos no están necesariamente conectados entre sí. Sin embargo, bromeaba alguien en Twitter, están muy correlacionados. La frase viene a propósito de la suba de los activos de Argentina de ayer, que generó sorpresas dado que, tras el bombazo sabatino de Cristina Kirchner, se esperaban ruedas más desafiantes. La conclusión parecía obvia: el mercado, a lo César, subía el pulgar a la fórmula de los Fernández. Sin embargo, la correlación cronológica puede jugar una mala pasada y, como dice la máxima, no implica causalidad.

 

Más allá de eso, los números de ayer fueron impresionantes. Por ejemplo, el riesgo país cayó y se metió debajo de 900 puntos mientras que los ADR tuvieron subas, como la de Supervielle, mayores a 10%. A su vez, el dólar achicó 42 centavos hasta $44,77 mientras que el S&P Merval avanzó casi 3%. Una gran jornada, sin dudas. “Pareciera como que los inversores cambiaron la visión que tenían hasta ayer de la dupla Fernández-Fernández y que la confirmación de que Alternativa Federal iría por separado, lo que dividiría el PJ, seguramente aumentarían las chances del oficialismo”, dijo Eduardo Fernández desde Rava. Con ese empuje, El Economista dialogó con varios participantes del mercado para conocer sus opiniones. ¿Que está viendo el mercado y por qué no está reaccionando negativamente? Después de todo, Cristina confirmó que jugará (había dudas si lo haría) y la nueva fórmula, en teoría, dotaría al espacio de mayor competitividad.

 

Las visiones

 

Nery Persichini (GMA Capital), dijo: “Mi percepción es que los precios ya habían incorporado las máximas dosis de pesimismo en función del escenario de polarización CFK-Macri. La jugada anticipada del kirchnerismo indica al menos dos cosas: que ella no es tan competitiva como se creía (una encuesta le daba 9 puntos de ventaja en el ballotaje) y que tiene que moderarse de alguna forma. Estas novedades mejoran el pago de las inversiones en el ‘escenario malo’, por lo tanto las valuaciones (precios promedios ponderados por riesgo en todos escenarios posibles) en promedio deberían subir. Y al mismo tiempo, este dominó que se inició el fin de semana obligó a que el peronismo federal hiciera su movimiento. La intención de Alternativa Federal de ser la tercera vía le quitaría potencial a la fórmula Fernández-Fernández y mejoraría nuevamente las variables financieras. Así se puso en marcha el círculo virtuoso que, a falta de vigor en la economía real, buscaba Cambiemos para llegar más holgado a las elecciones: dólar más calmo para contener inflación y expectativas, mejora en el margen de salarios reales y riesgo país a la baja”.

 

Desde Bull Market Brokers, Axel Cardin sostiene: “La candidatura a la vicepresidencia de Cristina quita incertidumbre sobre su participación. Despejado ahora ese escenario queda esperar como juega el resto de los candidatos. Vemos como positivo que cuanto más rápido se definan las candidaturas mejor podrán medirse las formulas y mejor el mercado formarse una expectativa. No es momento de mirar precios sino riesgos y probabilidades a los eventos que más podrían afectar a los bonos, como una reestructuración a partir de 2020 en el caso de que ganase el kirchnerismo. El desconocimiento de Alberto Fernández en el electorado recuerda a lo sucedido en Brasil con Fernando Haddad y la ‘bendición’ de Lula desde la cárcel. Cristina perdió protagonismo con esta estrategia electoral, y eso obliga a monitorear el crecimiento electoral de Alberto como candidato”. Además, agrega: “¿Cómo se comportará el mercado de dólar y cuál será el impacto en bonos? La semana del 21 de junio comenzó a perder relevancia por el canje parcial del Bono Dual y las definiciones electorales. Es muy probable que lleguemos a la semana más crítica del mercado cambiario, por los fuertes vencimientos de capital y renta de bonos en pesos y las definiciones políticas, con un margen importante de maniobra para el BCRA, sobre todo ahora que ‘garantiza’ con su presencia que no haya huecos de liquidez, bajo la amenaza de venta permanente. Diría que las corridas cambiarias como las vividas han quedado neutralizadas y eso brinda un soporte a los precios de los bonos, pero no así de las acciones que ya descuentan un riesgo soberano de 700 puntos básicos”.

 

Un operador, que pide off the record, dice que la suba de los activos no tiene nada que ver con las novedades políticas. “Lo que ocurre es que se terminó el proceso de acumulación en acciones y el mandato, ahora, es revalorizar”, sostiene ante El Economista. “La recuperación es una clásica salida a la brutal acumulación en precios bajos. Los grandes jugadores se cargaron de papeles y ahora los van a revalorizar. La política influye poco. Nada, diría. Mirá el caso del papel de Supervielle (Nota del redactor: ayer cerró arriba de US$ 6 pero llegó a estar apenas arriba de US$ 4). Los inversores grandes marcaron precios bajos para acumular durante un tiempo mientras los chicos vendían por la histeria y el miedo. Una vez que compraron mucho, salen a revalorizar y con poca plata lo logran. Como ellos tienen las acciones y los vendedores son pocos, pueden hacerlo. Hasta dónde seguirá el rally, veremos”. ¿Cuánto puede durar? “Depende de la velocidad que tome. Si sigue así, se corta en las próximas dos semanas”, vaticina.

 

Dejá un comentario