Guerra comercial: Apple, Nike y Capitán América esperan la ira de China

28 de mayo, 2019

Hay mucho en juego, ya que el rápido crecimiento del mercado de consumo de China es una prioridad para los gigantes de Estados Unidos que buscan crecer en una economía global en desaceleración. Las compañías estadounidenses que cuentan con China para una gran parte de su crecimiento tienen objetivos a sus espaldas mientras Beijing y Washington aumentan las tensiones de la guerra comercial.

 

La decisión del presidente de EE.UU. Donald Trump de poner en una lista negra a Huawei, entre otras, podría abrir la puerta a las represalias contra marcas estadounidenses, desde ropa deportiva hasta incluso tanques del cine como Capitán América. La semana pasada, los medios de comunicación estatales dijeron que China está “bien armada para entregar contragolpes”, sin dar detalles específicos.

 

El objetivo más obvio es el teléfono inteligente. Apple obtiene aproximadamente una quinta parte de sus ingresos de China y fabrica sus iPhones allí. La compañía con sede en Cupertino, California, ya viene sufriendo en la región, viendo que los ingresos disminuyen a medida que los consumidores compran más teléfonos de Huawei y otras marcas locales.

 

El impacto de la prohibición de Trump a Huawei podría costarle a Apple entre 3% y 5% de sus ventas de iPhone en China durante los próximos 12 a 18 meses, según Dan Ives, analista de Wedbush Securities.

 

El fundador de Huawei, Ren Zhengfei, tomó la delantera en una entrevista con Bloomberg TV, diciendo que China no debería golpear a Apple. Si eso sucede, el multimillonario agregó: “Seré el primero en protestar”.

 

Corridas

 

China es un mercado cada vez más importante para Nike, que patrocina la Maratón de Shanghai y la mejor liga de fútbol china. En el trimestre finalizado en febrero, los ingresos de Nike en China aumentaron 24%, el 19º trimestre consecutivo de ganancias de dos dígitos.

 

“Tenemos un gran impulso en China”, dijo el director financiero Andrew Campion a Reuters. “Incluso en medio de las dinámicas geopolíticas actuales, Nike continúa generando un crecimiento sólido y sostenible en China”.

 

La posición de Nike en China está lejos de ser segura, ya que los consumidores pueden cambiar fácilmente a sus rivales locales como Anta Sports, que el año pasado acordó un acuerdo de US$ 5.200 millones para comprar la compañía finlandesa Amer Sports Oyj. Para 2022, Anta probablemente pasará a Nike como el segundo mayor vendedor de ropa deportiva de China, después de Adidas, según Bloomberg.

 

Hoteles y películas

 

A pesar de las guerras comerciales y la desaceleración de la economía, “la gran historia sigue siendo China”, según el hotelero más grande del mundo. Marriott International Inc. abrirá más de 30 hoteles en China este año y cuenta con más de 300 hoteles nuevos planeados para el país, más de la mitad de su total en la región de Asia-Pacífico.

 

Sin embargo, la empresa con sede en Bethesda, Maryland, no es ajena al riesgo político chino. Se disculpó el año pasado luego de violar un tabú del gobierno al enumerar a Tíbet y Taiwán como países separados en su sitio web. Marriott también fue víctima en noviembre de uno de los hacks corporativos más grandes de la historia, con informes de los medios de comunicación que dicen que puede haber sido el trabajo de una operación de recopilación de inteligencia por parte del gobierno de China.

 

Craig Smith, presidente de Marriott International Asia Pacific, señaló en febrero que si bien las represalias son una posibilidad, casi todos sus hoteles son administrados y son propiedad de chinos, lo que demuestra que es una marca estadounidense dirigida como una empresa china en el país.

 

Por otro lado, el enfrentamiento también puede golpear a la industria del cine. Capitán América y Iron Man tienen grandes fanáticos en Beijing. “Avengers: Endgame” de Marvel generó ventas de entradas en China de más de US$ 600 millones desde su debut en abril, lo que la convierte en la película extranjera más taquillera del país.

 

Hay planes para futuros proyectos para la franquicia en la región. Marvel, propiedad de Disney, anunció el 20 de mayo una sociedad con NetEase, con sede en Beijing, para crear juegos, programas de televisión y otros productos. También hay espacio para construir atracciones “ muy ambiciosas” de Marvel en Shanghai Disneyland, dijo Bob Iger, CEO de Disney, a analistas a principios de este mes.

 

Pero Disney como todas las empresas del exterior, necesita la cooperación del estado chino para acceder al mercado. El gobierno limita la cantidad de películas de Hollywood en los cines chinos, y está avivando sentimientos nacionalistas con películas como “Advance Wave Upon Wave”, que representa el heroísmo del Ejército Rojo en la época de la Guerra Civil China.

Dejá un comentario