En Casa Rosada niegan PASO y esperan a la UCR

23 de mayo, 2019

Desde el Gobierno intentan que queden en claro tres cuestiones en medio del remolino de versiones, rumores, operaciones (internas, incluso) y negociaciones abiertas. Por un lado, que el candidato a presidente es Mauricio Macri. Por el otro, que no está abierto a la posibilidad de una primaria. Aunque sí están dispuestos a evaluar la ampliación del frente electoral. En tanto, esperan que la Convención Nacional de la Unión Cívica Radical, que se llevará a cabo el lunes 27 en Parque Norte, no sólo ratifique la continuidad en Cambiemos, sino también lo haga en sintonía con estos puntos.

 

“No hay ningún antecedente, ni en la Argentina, ni en otros países, que un Presidente que va a una reelección compita en una interna. El Presidente ha dicho, y ya hace tiempo, que él está dispuesto a ir por la reelección porque entiende que es un proceso largo que necesita todavía de más tiempo y continuidad”, señaló ayer el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda Rogelio Frigerio. No obstante, añadió que Cambiemos está trabajando para “ampliar la base de sustentación política” y planteó que “la táctica electoral” todavía “no está cerrada”, ya que hay que debatirla entre los miembros de la alianza oficialista.

 

La respuesta parecía tener a los díscolos del radicalismo como destinatarios, más allá de que Frigerio sea uno de los funcionarios más abiertos a los acuerdos amplios. El presidente del partido, Alfredo Cornejo, días pasados, señaló la posibilidad de que Macri no sea el único candidato y planteó la necesidad de ampliar el acuerdo a otras fuerzas. El senador nacional Julio Cobos, en tanto, mencionó a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal como alternativa más potable. Mientras que anteayer un grupo de dirigentes anticipó el contenido de un borrador que intentará que se discuta en la Convención, en el cual no llamaban a “romper” el frente (no mencionaban a Cambiemos) y solicitaba poner
a los radicales en pie de igualdad con el PRO a la hora de tomar las decisiones.

 

En el Gobierno saben que una negociación posible es el cargo de vicepresidente para los aliados. Y allí los radicales parten con ventajas. Más allá de los enojos de estos días. La designación no partiría del partido, sino del propio Macri y tendría que ver con cuestiones de afinidad política y personal. De todos modos, decisiones de ese tipo estarán ligadas también con como queden dispuestas las piezas en el tablero y qué necesite potenciar el Gobierno, en un contexto en el que poco es lo que tiene para mostrar. El movimientos del peronismo federal y los desacoples con Roberto Lavagna fueron seguidos de cerca ayer en la Casa Rosada, evaluando cuál sería el mejor escenario para las pretensiones oficialistas.

 

“Lo importante es consolidar Cambiemos y yo creo que la gran mayoría está consciente de eso y está trabajando para eso. La táctica electoral todavía no se va a definir y el Presidente ha dicho con mucha claridad que está dispuesto a ir por la reelección”, agregó el ministro Frigerio.

 

Dejá un comentario