Elecciones europeas: la ola populista no pudo con los liberales y verdes pro-UE

27 de mayo, 2019

La tormenta parece haber pasado y la casa sigue en pie. La votación de la Unión Europea (28 países, 200 millones de votantes) terminaron con la dominación de los partidos de centro-derecha y centro-izquierda. Ahora, la extrema derecha, los grupos pro-empresarios y los ambientalistas serán fuerzas mayores.

 

Los grupos nacionalistas vieron grandes avances, aunque no tan decisivos como algunos habían pronosticado. Esto plantea un dilema en todas sus formas. En Italia, Matteo Salvini obtuvo una notable victoria en su partido de la Liga. Pero el peligro para Salvini ahora es que, en lugar de liderar fuerzas de ideas afines en toda Europa, su hostigamiento hacia la UE tras las elecciones la puede aíslar aún más a Roma.

 

Viktor Orban consolidó su dominio en la escena política de Hungría, sin embargo, ahora debe elegir si quiere salir de la familia de centro derecha de Europa, de la que actualmente está suspendido su partido.

 

En Francia, Emmanuel Macron perdió ante Marine Le Pen, pero el margen tan fino de la derrota significa que su visión de una Europa más integrada sigue viva. Y en Polonia , el gobernante Partido de la Ley y la Justicia se enfrentó al desafío de una coalición pro-UE que organiza una carrera interesante en las elecciones nacionales de este otoño.

 

A la izquierda, una “ola verde” barrió a los candidatos ambientalistas en Alemania, Francia e Irlanda. Esto se debió en gran parte a frustraciones con políticas climáticas que no son suficientes.

 

El giro es que el centro se sostuvo: los partidos pro-UE retienen el control, pero con nuevas presiones y un cambio en el panorama. Los partidos euroescépticos y de extrema derecha aseguraron aproximadamente un cuarto de todos los escaños en el Parlamento. Europa demostró la resistencia ante las crisis de deuda, migración y Brexit. Es una lección que los populistas ahora tienen que aprender.

 

La Cumbre

 

Los líderes de la UE celebrarán una cumbre especial mañana para iniciar una primera ronda de negociaciones sobre los principales empleos de la UE que podrían estar en un punto muerto. Está en juego no solo el liderazgo de la comisión, que tiene grandes poderes en temas clave como la competencia y el comercio, sino también el del Banco Central Europeo. Esto significa que el compromiso final podría afectar la formulación de la política económica de la UE para la próxima década.

 

Si bien los principales partidos de la UE se mantuvieron firmes contra el asalto de los populistas en las elecciones para el Parlamento del bloque, esto se debió en gran parte a las ganancias de los liberales y los verdes pro-UE. Las alianzas de centro-derecha y centro-izquierda no lograron controlar la mayoría de los escaños en el Parlamento Europeo por primera vez desde que comenzaron las elecciones directas hace 40 años, debilitando su reclamo al timón de la UE.

 

Eso podría allanar el camino para que alguien como Margrethe Vestager, la jefa antimonopolio liberal danesa, que proviene de la alianza liberal más pequeña a favor de los negocios de la UE, y que también incluye al partido de Emmanuel Macron, busque el liderazgo del bloque.

 

Quienquiera que termine con la presidencia de la comisión tendrá que dirigir la UE a través de desafíos que van desde la estrategia comercial proteccionista del presidente Donald Trump de EE.UU., una recuperación lenta en la zona euro, la carga de los migrantes que no pertenecen a la UE y las posibles consecuencias de la salida del bloque del Reino Unido, prevista para finales de octubre.

 

En tanto, Macron mantendrá hoy una reunión en París con el primer ministro español, Pedro Sánchez, para hablar sobre los principales roles antes de la cumbre de líderes.

 

Dejá un comentario