El principal semillero argentino sembró soja en China por primera vez

27 de mayo, 2019

El grupo multinacional argentino Don Mario, que domina el mercado de la genética de soja en Argentina y Brasil (y desde hace tres campañas tiene también las variedades más vendidas de trigo), sembró en China por primera vez variedades de su genética de soja, a través de operarios de una empresa china contratada, en la provincia de Heilongjiang. La idea es expandirse con esa plantación probando de dos a tres a años para luego, si avanza el negocio, comercializar lo producido. La experiencia está programada para repetirse en otros países.

 

“Comenzamos a evaluar nuestra genética para vender nuestros desarrollos allá”, comentó en diálogo con Agrofy News Marcos Quiroga, director de Investigación de GDM, el grupo que nació de Don Mario.

 

“Los ensayos se siembran a mano. Vamos a hacer las primeras evaluaciones que nos van a dar parámetros para la adaptación y productividad. Sabemos por la latitud y ambientes qué cosas de nuestro banco de germoplasma puede llegar a funcionar bien”, destacó.

 

Además explicó que el grueso de la zona productiva de China son grupos 0, 1 y 2: “Son grupos que no se siembran en Argentina”. Además, hay una segunda zona productiva que son grupos 3 y 4, pero con menor superficie implantada. Jilin es una de las veintidós provincias de China, en donde GDM también comenzó a hacer ensayos, cerca de Beijing.

 

“Queremos ofrecer nuestra genética en todos los lugares del mundo”, destacó Quiroga y remarcó la importancia de una plaza como China, que apuesta fuertemente a las nuevas tecnologías. GDM Seeds evalua germoplasma de soja en más de 1.4 millones de parcelas/año en 187 sitios en 15 países: “Nuestra amplia escala nos permite conocer en profundidad el comportamiento de nuestra base genética en cada uno de los mercados, dijo Quiroga.

 

Durante el año pasado el gigante asiático tuvo una producción de 15,18 millones de toneladas y el Gobierno busca incentivar la producción local en medio de la guerra comercial con Estados Unidos. “Estamos tomando servicios de empresas locales chinas. Queremos entender cómo trabajaban ellos”, agregó. “La brecha tecnológica es muy grande en la región”.

 

 

 

Dejá un comentario