El primer economista argentino

27 de mayo, 2019

Por Ramón Frediani Economista

 

Recordamos a Manuel Belgrano por ser el creador de nuestra bandera (27 de febrero de 1812), por haber sido vocal de la Primera Junta de mayo de 1810, y también como General del Ejército del Norte hacia el Alto Perú y de la segunda campaña militar al Paraguay, grados militares honoríficos que recibió por ser un ciudadano ilustre y culto de la ciudad de Buenos Aires, ya que en realidad nunca cursó una carrera militar.

 

Pero pocos argentinos saben que además de esos méritos, fue un destacado intelectual, periodista, traductor de tres idiomas, escritor, abogado, embajador ante Gran Bretaña en Londres (1814-1816) y por sobre todo, considerado –cronológicamente- el primer economista argentino en estas tierras, y precisamente por ello la Federación Argentina de Graduados en Ciencias Económicas, desde 1980, ha instituido el 2° de junio el Día del Graduado en Ciencias Económicas, en recordación de que ese día de 1794, el joven Belgrano de 24 años iniciaba la primera sesión del Consulado Real de Buenos Aires, primera institución económica de Argentina, desempeñando desde entonces y por 16 años el cargo de Secretario General, una suerte de Tribunal en el Fuero Comercial, además de encargarse esa institución del fomento de las actividades industriales, mercantiles y de la agricultura, realizando las primeras publicaciones sobre temas económicos de nuestro país.

 

Hijo de un comerciante italiano precedente de Génova y madre santiagueña de la ciudad de Loreto, Belgrano nació y vivió en la hoy Avda. Belgrano Nº 430 de la ciudad de Buenos Aires. A los 16 años viajó a Europa a estudiar Derecho en las Universidades de Salamanca y luego en la de Valladolid Y aunque en ésta se graduó de abogado a los 23 años, desde un principio se inclinó por la economía.

 

Los aportes económicos de Belgrano están contenidos en su obra Escritos Económicos. Son vastos y premonitorios de importantes construcciones teóricas, adelantándose en más de un siglo en algunos aspectos relevantes de la ciencia económica.

 

Como dominaba el francés, el italiano y el inglés, estudió y tradujo a los grandes economistas del Siglo XVIII: a los franceses R. Turgot, F. Quesnay, Dupont de Nemours; a los italianos A. Genovesi, F. Galliani y G. Filangieri, pero especialmente estudió en profundidad al escocés Adam Smith, considerado el padre de la ciencia económica. Belgrano vivió 8 años en Europa, en medio de la intensidad de la Revolución Francesa, las ideas de libertad, igualdad y fraternidad, y los primeros años del nacimiento de la economía como ciencia, que por convención adopta como su inicio el libro de Adam Smith La Riqueza de las Naciones (1776), y del cual Belgrano traduce numerosas secciones para publicarlas en Buenos Aires en el periódico Correo de Comercio a partir de 1810.

 

Los aportes económicos de Belgrano están contenidos en su obra Escritos Económicos (289 páginas). Son vastos y premonitorios de importantes construcciones teóricas posteriores, adelantándose en más de un siglo en algunos aspectos relevantes de la ciencia económica.

 

Cubren temas tan variados como el desarrollo y tecnificación del agro como base de un modelo de desarrollo nacional, con lo cual esbozó las primeras ideas para una futura teoría del desarrollo económico argentino que setenta años después –la Generación del ‘80– haría suya eligiendo al sector agroexportador como el motor de la economía nacional por cincuenta años (1880-1930). Al igual que F. Quesnay, resaltó la interdependencia entre agricultura e industria como un proceso interactivo y dinámico, que recién en 1941 el economista alemán y profesor de la Universidad de Harvard Wassily Leontief, expresaría en fórmulas matemáticas y que gracias a ello recibiría en 1973 en Premio Nobel de Economía. Sugirió la creación de escuelas públicas gratuitas de artes y oficios y especialmente de escuelas comerciales, apoyando la creación de una Escuela de Ingenieros y una Escuela de Matemáticos; propició acuerdos entre ganaderos y comerciantes; propuso crear una Compañía de Seguros Marítimos para expandir nuestro comercio exterior y además opinó que el país necesitaba una marina mercante propia pues, de lo contrario, afirmaba, “la riqueza se la llevan los extranjeros”; destacó la importancia de la buena fé en los negocios y la competencia en todos los mercados; describió el mecanismo automático de ajuste de los precios en un mercado en competencia, anticipándose a la teoría de los precios que surgiría a partir de 1870 elaborada por los economistas austríacos Carl Menger, F. Von Wieser y E. BöhmBawerk de la Universidad de Vie
na; reflexionó sobre la importancia de los bancos en la economía y analizó en detalle el proceso multiplicador del crédito, lo cual sería analizado por la teoría monetaria a partir de 1923 por el economista inglés Alfred Marshall de la Universidad de Cambridge; apoyó en el “Memorial de los Labradores“ la libre exportación de granos, sin aranceles ni retenciones; se opuso al comercio de esclavos por indigno; inició la recopilación de las primeras estadísticas económicas mediante formularios impresos repartidos a ganaderos y comerciantes, primer antecedente de lo que luego cien años después sería la Dirección Nacional de Estadísticas y el posterior Indec actual; analizó el financiamiento del comercio exterior a través de letras de cambio, instrumento financiero innovador para esa época, para expandir el comercio internacional.

 

También escribió sobre los perjuicios que ocasiona a las naciones el abuso de la deuda pública (literatura de anticipación respecto a nuestro actual excesivo endeudamiento público); analizó el proceso de circulación del dinero cuando es afectada la confianza general hacia la conducta del Estado (más actualidad imposible), anticipándose en 150 años a la teoría de las expectativas racionales elaborada en 1972 por el economista americano Robert Lucas de la Universidad de Chicago, y por lo cual éste recibió el Premio Nobel en Economía en 1995.

 

Como curiosidad, basta mencionar que tradujo del inglés y publicó en Buenos Aires el discurso de despedida de George Washington, primer presidente de Estados Unidos, quien al finalizar su segundo mandato en 1797, exhorta a su propio pueblo a no insistir en solicitar su reelección para un nuevo período de gobierno (que se le reclamaba por ser el padre de la independencia y el máximo héroe nacional) para preservar el carácter republicano del recién nacido gobierno americano. Como se observa, valores y principios situados a años luz de nuestra dirigencia que insiste en perpetuarse indefinidamente en el poder.

 

Y como todo ser humano, fue además contradictorio. A pesar de adherir a los principios republicanos y de libertad de la revolución americana (1776) y la francesa (1789), propuso ante el Congreso de Tucumán de 1816, días antes de proclamarse allí nuestra independencia, y ante el estado de caos, desorden generalizado y división interna que mostraba la incipiente república, que adoptáramos la monarquía (¿?) como sistema de gobierno para la Argentina naciente con el propósito de unificar el país, iniciándola con la coronación de un descendiente inca, idea que causó gracia entre los congresales y fue rechazada por unanimidad. Años más tarde, Belgrano moría en la más absoluta pobreza en su casa natal, a las 7 de la mañana del 20 de junio de 1820, a los cincuenta años, de cirrosis hepática. A pocos metros de allí, sus restos descansan en un mausoleo en el convento de Santo Domingo, Avda. Belgrano y calle Defensa de la ciudad de Buenos Aires.

Dejá un comentario