El FMI comprendió la importancia del dólar

6 de mayo, 2019

Dujovne FMI déficit

Las últimas medidas autorizadas por el FMI, si bien endurecen todavía más el sesgo contractivo de la política monetaria, implican que en el organismo –defensor a ultranza de la libre flotación– comienzan a entender la importancia de la estabilidad cambiaria en una economía virtualmente bimonetaria, aseguró un informe de GMA Capital.

 

Recientemente, en primer lugar, la entidad conducida por Guido Sandleris anunció que ahora podrá vender dólares dentro de la zona de no intervención, es decir que podrá operar incluso cuando el tipo de cambio se encuentre debajo de $ 51,45.

 

En segundo término, amplió el monto el máximo de ventas diarias en la zona de no intervención superior: es decir que si la cotización del dólar se ubica por encima de $ 51,45, la autoridad monetaria podrá vender hasta US$ 250 millones por día (contra un tope previo de US$ 150 millones).

 

Y también tendrá discrecionalidad para hacer intervenciones adicionales “para contrarrestar episodios de excesiva volatilidad si lo considerase necesario”. En todos los casos, los pesos derivados de las ventas de divisas se descontarán de la meta de base monetaria.

 

Recientemente la entidad de Guido Sandleris anunció que ahora podrá vender dólares dentro de la zona de no intervención.

 

Según GMA, “un dólar que se mueva poco es una condición necesaria para anclar las expectativas de inflación y ponerle un freno más firme al aumento de precios”. En ese sentido, destacó que “Gerry Rice, el vocero del organismo, comentó que los cambios introducidos por el BCRA son importantes para combatir la reciente volatilidad financiera, tanto en el mercado de capitales como en la plaza cambiaria”.

 

Así, con las “manos liberadas” nuevamente, el BCRA podrá, dentro de cierto límites, regular el precio del activo más importante de la economía. Lo central, según GMA, es que “el mercado cambiario dejaría atrás los ‘vacíos’ que suelen generarse cuando la plaza se seca y el volumen se reduce, algo que suele producir movimientos abruptos en dólar en pocos minutos y con muy pocas operaciones”.

 

Sin embargo, GMA se pregunta si esta vez el BCRA podrá lograr contener al dólar, considerando que la última etapa de intervenciones, durante las presidencias de Federico Sturzenegger y Luis Caputo, “no dejó un buen recuerdo”. En ese sentido, detalló que “la crisis de 2018 arrojó una sangría de US$ 15.174 millones en las arcas del Banco Central con un tipo de cambio nominal que creció 102%”.

 

Por otra parte, la política astringente gana potencia porque las alternativas en pesos, fogoneadas con una tasa de interés que supera la inflación esperada, seducen mucho más.

 

Otra forma de analizar la potencia que podría tener la renovada discrecionalidad del BCRA es estudiando variables que hacen a su estructura patrimonial. Así, por ejemplo, el fortalecimiento de reservas detrás del acuerdo con el FMI implicó duplicar el stock de divisas en el BCRA en términos del PBI, con un ratio que llega casi a 16% contra 8,3% a fines de 2017.

 

Dejá un comentario