El consumo masivo no arrancó y los durables cayeron más de 30%

28 de mayo, 2019

El consumo se redujo 22% en el tercer trimestre, dijo el Indec

Por Alejandro Radonjic 

 

Se suele decir que el mes de marzo es una suerte de segundo comienzo del año calendario. Sin embargo, ese no fue el caso del consumo privado que, lejos de arrancar, sigue sumergido en números rojos alarmantemente. Los nuevos salarios aún no llegan plenamente, los precios siguen indomables y el financiamiento es caro y escaso. Ayer lo confirmó el Indec con una batería de informes sobre el consumo en supermercados, shoppings y compras de electrodomésticos.

 

  • Las ventas a precios constantes sumaron un total de $24.673,1 millones, lo que representa una caída del 14,5% respecto a marzo de 2018.

 

  • En los centros de compra, las ventas a precios constantes alcanzaron un total de $3.515,7 millones, lo que representa una disminución de 16,6% respecto al mismo mes del año anterior.

 

  • Sin embargo, el mayor colapso se observó en los electrodomésticos dado que son los bienes más elásticos, es decir, aquellos que más caen junto con el ingreso disponible de los hogares. Las ventas a precios corrientes (es decir, sin contar la inflación) del primer trimestre de 2019 totalizaron $22.484,6 millones, lo que representa una caída de 12,6% respecto al trimestre anterior y una variación porcentual negativa de 0,2% respecto del primer trimestre de 2018. Algunos datos son fuertes: por ejemplo, y medido en unidades, se vendieron 39,9% menos televisores que en igual período de 2018 (cifra que quizás convenga matizar por el impulso mundialista del año pasado); 30,8% menos de heladeras y casi 35% menos de cocinas eléctricas, hornos eléctricos y microondas. Asimismo, el consumo de tabletas derrapó 56,2% y el de celulares, 31,2%.

 

 

¿Cómo sigue la tendencia? “Para los meses siguientes continuarán los indicadores negativos, pero es probable que comience un leve repunte cerca de las elecciones de la mano con la recuperación en el poder adquisitivo debido a la recomposición del salario real. De todas maneras, el consumo privado volverá a mostrar caída durante 2019”, advierten desde LCG. “Será importante lograr la estabilización cambiaria de manera de contener la inflación y que incluso comience a desacelerar a mitad de año. Esta situación permitirá recuperar poder adquisitivo. Junto con esto, la entrada en vigor de nuevas paritarias sumado al ‘arrastre’ que implican las cláusulas de revisión aplicadas a fines de año darán aire a los ingresos. La recuperación real de las prestaciones de la Anses se demorará un poco más, dado que, desaceleración de la inflación interanual mediante, mostrará variaciones interanuales positivas recién durante los últimos meses del año”, describen.

 

Asimismo, desde ACM dijeron: “Los datos del Indec indican que el consumo en supermercados y centros de compras distan de recuperar los niveles de comienzos del año pasado, y por el contario, exhiben bajas muy elevadas, incluso superiores al 15% en el caso de los centros comerciales a la vez que se profundiza la caída en los supermercados. En los meses próximos las altas tasas de interés junto con los elevados y persistentes niveles de inflación, continuarán impactando en el salario real. Por lo que esperamos que las ventas minoristas sigan mostrando variaciones interanuales negativas muy pronunciadas. En particular creemos que se continuara profundizando la caída en ventas de bienes durables, dado que son aquellos bienes que requieren de financiamiento para su consumo”.

 

Sobre los electrodomésticos en particular, Ecolatina dice: “Difícilmente la dinámica contractiva se revierta. El poder adquisitivo de los salarios, tanto en pesos como en dólares, continuará deprimido en los próximos meses de 2019, lo que no permitirá recomponer consumo, mucho menos en bienes durables que no son de primera necesidad. A ello se suma que el ingreso disponible de las familias se mantendrá más acotado aún, debido al encarecimiento de bienes y servicios relativamente inelásticos al cambio de precios, tales como electricidad, combustibles, educación, salud, etcétera. De la misma forma, la persistencia de altas tasas de interés y un contexto de creciente incertidumbre electoral que posterga decisiones de compra de largo plazo, continuará desalentando la demanda de electrodomésticos”.

 

Además, agrega: “Por último, un factor negativo adicional que operará en la mayor parte 2019 es el efecto mundialista. El año pasado, con el mundial de futbol, se alcanzaron niveles récord de ventas de televisores, lo que aminoró la caída de las ventas del agregado del sector en 2018. Este año, el efecto será inverso. Dada la alta base de comparación que deja dicho segmento, la menor compra de televisores profundizará la caída agregada del sector. De hecho, dicha dinámica ya se vislumbra con los datos del primer trimestre: mientras que el volumen de ventas del rubro TV, video, y fotografía cayó 52% interanual, el resto de los rubros en conjunto lo hicieron 29%, lo que dejo una caída agregada del sector de casi 34%. En consecuencia, la recuperación de las ventas del sector no llegará en 2019. Hasta tanto no se recomponga el salario real y la tasa de interés baje a niveles accesibles, el sector continuará en rojo”.

 

***

Brotes que van y vienen

 

Tras los brotes verdes del verano, que alentó a algunos funcionarios a decretar el fin de la recesión, los números de marzo mostraron que se pusieron amarillos. El corcoveo del dólar, que obligó a subir las tasas y aceleró la inflación, cortó el impulso de diciembre, enero y febrero. Sin embargo, pudo haber sido sólo un parate temporal. En rigor, las primeras mediciones de la actividad agregada de abril mostraron, una vez más, números positivos. Sin ir más lejos, según el IGA-OJF, el mes pasado tuvo una caída de 1,5% interanual en la actividad, pero se observó una expansión mensual de 1,2% contra marzo. Según Orlando Ferreres, el autor del indicador, la tendencia seguirá en los próximos meses, “ya con     números interanuales positivos, gracias al motor del agro, a la desaceleración de la caída que muestran varios sectores y a la base de comparación que empieza a jugar a favor de las cifras de 2019”.

 

Dejá un comentario