El City ya es campeón

7 de mayo, 2019

Manchester City

Por Nicolás Piñón

 

A días de que el Manchester City pueda sumar otra estrella en su historia deportiva, hay motivos para festejar de antemano en la parte celeste de Manchester: el club cuyo dueño accionista es el jeque de Emiratos Arabes Unidos, sheik Mansour, quedó como el más valioso del fútbol inglés según un nuevo estudio. Sí, tras el laborioso triunfo 1-0 del City, ayer frente al Leicester, que deja al equipo del Kun Agüero a sólo noventa minutos de una nueva Premier, los ciudadanos ya se colgaron otra nueva medalla según el informe de la Universidad de Liverpool.

 

Para llegar a tales resultados, el estudio de dicha institución tomó en cuenta ingresos promedio por venta de jugadores en los últimos tres años, total de entradas vendidas, activos netos, el control de los sueldos de los jugadores y costos no recurrentes. El City, además, quedó primero y libre de deudas. Completito.

 

La ambición de Mansour bin Zayed Al-Nahyan (alias sheik Mansour), quien en 2008 compró el club de Manchester en 150 millones de libras esterlinas, era devolverle la gloria a un equipo que estuvo treinta y dos años sin gritar campeón. Y gracias a su acaudalado bolsillo, Sheikh logró con creces su propósito, los Citizens levantaron siete títulos y quedaron ahora a noventa minutos de ganar otra Premier.

 

De yapa para los hinchas del City, la cosecha les llegó con el agregado del folclore incluido. Porque el club cuyo equipo dirige Pep Guardiola pasó en la tabla económica nada menos que a su archirrival histórico, el Manchester United, y teniendo en cuenta que los Diablos Rojos no jugarán la Champions League la próxima temporada, la brecha difícilmente se acorte. Doble alegría.

 

Un dato que vale tener en cuenta para explicar el crecimiento económico del City es el opulento poderío económico de su dueño: el estudio revela que el sheikh Mansour, miembro de la familia gobernante de Abu Dhabi y copropietaio del New York City de la MLS, invirtió nada más y nada menos que 1.450 millones de libras esterlinas desde que asumió en 2008 para erigir semejante imperio. De esta manera, al jeque de los Emiratos Arabes del City sólo se le acerca el dueño del Chelsea, el ruso Román Abramóvich, que había invertido 1.170 millones desde que compró el club de Londres en 2003.

 

Los datos crudos indican que el City hoy en día está valuado en 2.364 millones de libras esterlinas mientras que el United, de magro rendimiento en el verde césped en las últimas temporadas, pasó a valer 2.087 millones en el mercado bursátil. Y tercero en la lista aparece el Tottenham, de Mauricio Pochettino, semifinalista actual de Champions League, cuyo valor asciende a las 1.837 millones de libras. Los números muestran, si se quiere, que lo que sucede en el campo de juego tiene estricta relación con las finanzas de los clubes y que no son fruto de la casualidad. Sin embargo, lo del Tottenham es para el aplauso por no contar con un soporte económico como el del City.

 

El 58,9% de los ingresos de los clubes de la Premier League se destina a pagos de salarios y, por eso, el control de los costos salariales es una de las claves del management de los clubes

 

El estudio de la Universidad de Liverpool aduce que uno de los motivos que han llevado al City, que está libre de deudas, a la cima es que prescindió de jugadores con sueldos demasiado altos y que logró ventas la pasada temporada por 39 millones de libras. Como bonus, para hacer más redonda la felicidad del City, el plantel de Agüero & Cía. recibirá 15 millones de libras más en premios si logra el triplete, es decir, si gana la Premier y la FA Cup (enfrenta al humilde Watford el 18 de mayo), habiendo ya conseguido la Carabao Cup en febrero ante el Chelsea.

 

Lo cierto es que con el 1-0 frente al Leicester el City quedó en una posición inmejorable para gritar campeón, y cuando la semana próxima visite al Brighton, viajará con el impulso de tener la medalla económica colgada en el pecho y un premio envidiable a la vuelta de la esquina. Cuestión de tiempo entonces nomás, para que el Manchester City se proclame el rey absoluto de Inglaterra.

 

Dejá un comentario