Diputado del GEN ahora propone que los restaurantes cobren por el uso del baño

29 de mayo, 2019

La ordenanza que habilita el uso de los baños a personas sean o no clientes, rige desde 1993 pero ahora la Legislatura porteña debatirá un proyecto para evitar que restaurantes y bares incumplan con la norma.

 

Luego de que varias cadenas de comida rápida y cafetería (como Starbucks) decidieran ponerle clave electrónica a las puertas de sus baños y limitar el uso de los mismos a los clientes, el diputado del GEN y miembro de la Comisión de Defensa del Consumidor y Usuarios, Sergio Abrevaya, presentó un proyecto de ley a través del cual buscará establecer que los locales gastronómicos cobren por el uso del baño a las personas que no hayan efectuado un consumo dentro del comercio.

 

El diputado se basó en la resolución 46.798/93, la cual obliga a los locales gastronómicos a poner a disposición los sanitarios, para mujeres y hombres, aun cuando las personas no hayan consumido nada en el comercio.

 

Pero planteará un agregado: permitir que esos locales cobren por el uso de los baños un monto equivalente al valor de 1/2 unidad fija ($ 10) como máximo por persona. El proyecto exige que “las instalaciones sanitarias deberán contar con productos de higiene como contraprestación a ese pago, como jabón, papel higiénico, secamanos, y deberán estar en buenas condiciones de limpieza y uso”.

 

Del pago de la tarifa quedarán exentos jubilados y pensionados, menores de 16 años, embarazadas, desempleados y personas con discapacidad.

 

Para los locales que no cumplan con la normativa, como es el caso de los que colocan carteles de “los baños son de uso exclusivo de los clientes”,  la iniciativa prevé una multa de 70 unidades fijas, unos $ 1250.

 

De esta manera los locales habilitados para el cobro de ese servicio son los bares, restaurantes, establecimientos de comida rápida, cervecerías, pubs y similares; el valor del mismo será a razón de media unidad fija, es decir, $ 10,70, y el sanitario deberá contar con jabón, papel higiénico y seca manos, además de estar en buenas condiciones de limpieza y uso.

 

En los fundamentos de la medida, Abrevaya explicó que en este tipo de comercios “ingresan decenas de personal al día que no consumen para utilizar dichos sanitarios ocasionándoles un gasto extra a los mismos ya sea por provisión de elementos de higiene extras o disponer un personal casi exclusivo para limpieza de los mismos” y consideró que los mismos “podrían cobrar un precio mínimo para que en parte puedan sustentar u afrontar dichos gastos”.

 

“Como ejemplo podemos indicar que en España en algunas estaciones de trenes centrales cobran entre 0,50 y 1,50 la utilización de los baños, lo mismo entre otros lugares de Europa”, precisó y sentenció que “lamentablemente la Ciudad de Buenos Aires casi no tiene baños públicos salvo en lugares específicos como ser estaciones de subte y/o trenes muchas veces mal mantenidos”.

Dejá un comentario