Con críticas a la CGT, Moyano se sumó al paro

22 de mayo, 2019

Moyano

Hugo Moyano y los sindicatos que lo siguen se plegaron al paro convocado por la CGT para el miércoles 29, pero lo hicieron con críticas a la central obrera y con el agregado de la realización de ollas populares en simultáneo con la huelga.

 

El Frente Sindical para el Modelo Nacional (Fresimona), cuyos referentes principales son Hugo y Pablo Moyano, y el bancario Sergio Palazzo, anunciaron ayer que serán parte de la huelga por 24 horas a la que llamó la CGT. Pero emitieron un comunicado en el que subrayaron que la central que conducen Héctor Daer y Carlos Acuña convocó a la medida de fuerza porque antes el Fresimona hizo un paro, criticaron el diálogo cegetista con el Gobierno por los diez putos del acuerdo de gobernabilidad oficial y reclamaron la convocatoria a un Comité Central Confederal.

 

En un documento que difundieron al finalizar la reunión de ayer, en la biblioteca del sindicato de camioneros, los gremialistas díscolos de la cúpula de la CGT aseguraron que la decisión de convocar al paro general es “indudable consecuencia del paro del 30 de abril” y reclamaron que “debería haber sido consultada en un Plenario de Delegaciones Regionales y un Comité Central Confederal”. Argumentaron que el plenario y el comité “deben ser convocados de urgencia, pues hay que adoptar decisiones que hacen no solo a la actual coyuntura”, sino también “sobre las condiciones y propuestas para un pacto o acuerdo, social y político, al que imprescindiblemente habrá de acudir el gobierno surgido de las elecciones”.

 

El moyanismo planteó que la decisión de la CGT de llamar al paro es “indudable consecuencia del paro del 30 de abril”.

 

Tras subrayar que los gremios del frente decidieron “convocar al paro general del 29 de mayo”, agregaron “adherir a la realización de ollas populares y a la conmemoración del ‘Cordobazo’ el mismo 29 de mayo”.

 

Los últimos puntos del documento gremial están apuntados contra la CGT, el mismo día que Daer recibió a los ministros Dante Sica y Alejandro Finocchiaro (de lo que se informa por separado). “Rechazar la concurrencia de la CGT y otros actores al supuesto diálogo de los 10 puntos al que convoca el Gobierno, puesto que su único objetivo es dar continuidad a la política económica que exigimos cambiar”, subrayaron en el punto 4.

 

“Exigir el cese de la persecución a los dirigentes del movimiento nacional y popular, en particular a nuestros compañeros denunciados por la convocatoria al paro del 30 de abril, advirtiendo que es llamativo el silencio sobre el particular del actual consejo directivo de la CGT”, remarcaron en el cierre del documento.

 

Con la adhesión crítica del moyanismo, la huelga convocada por la CGT redondeó una suma de sectores que le garantizará acompañamiento en la medida. Los gremios del transporte, que están enrolados en la central, se plegarán, como así también los que militan dentro de las vertientes de la CTA. La rama “autónoma” de ese conglomerado sindical, que lidera el estatal Hugo “Cachorro” Godoy, se sumó al paro cegetista pero amplió su duración y convocó a una huelga de 36 horas.

Dejá un comentario