Cristina mantiene astuto misterio electoral y pidió “un nuevo contrato social”

10 de mayo, 2019

Twitter CFK Cristina

El acto de presentación de su libro, “Sinceramente”, no fue el escenario para una puesta en marcha formal de su candidatura a la presidencia. Cristina Kirchner ensayó, en la Feria del Libro, un discurso en el que eludió cualquier definición sobre su eventual postulación, aunque dejó algunos mensajes políticos críticos para el gobierno de Mauricio Macri y pidió construir “un contrato  social” entre los argentinos.

 

“Va a ser necesario algo más, un contrato social de los argentinos. Si tuviera que ponerle un título, sería un contrato social de ciudadanía responsable”, definió Cristina en uno de los pasajes de su discurso. La exmandataria se movió en sus palabras entre los entretelones de la gestación del libro, definiciones políticas actuales y algunas referencias históricas.

 

“El gobierno que dejé con 207.000 planes hoy tiene casi medio millón, muchos más que los del gobierno de choriplaneros”, dijo la senadora

 

En uno de los pocos pasajes en los que se refirió al duelo político con Cambiemos, Cristina se enfocó en el tema de los planes sociales y remarcó que Macri dejará más beneficios de este tipo que ella. “El gobierno que dejé con 207.000 planes hoy tiene casi medio millón de planes, muchos más que los que tenía el gobierno de los ‘choriplaneros'”, subrayó, para agregar que durante su gestión se generaron “millones de puestos de trabajo”. En ese momento de su discurso, le hizo un guiño a Carlos Tomada, exministro de Trabajo durante los doce años de administración kirchnerista, quien asintió ante las cifras aportadas.

 

“Son momentos difíciles, muy difíciles”, resumió la expresidenta al referirse a la actualidad. “Nos quieren presentar la historia como hechos inconexos, pero la política y la economía no tienen patrones de imprevisión”, añadió.

 

 

“Para muchos argentinos y argentinas (la situación actual) es sobrevivir todos los días, en términos literales y no literarios. Es necesario que pongamos esfuerzo, sin clichés ni lugares comunes”, pidió. La observaban y escuchaban, entre muchos otros, Alberto Fernández, Estela de Carlotto, Pablo Echarri, Aníbal Fernández, Eugenio Zaffaroni, Agustín Rossi, Arturo Bonín, Marilina Ross, Teresa Parodi, Cecilia Roth y Oscar Parrilli. Los cánticos de “Vamos a volver” y “Cristina presidenta” fueron parte del acto.

 

Deslizó críticas a Macri y elogió a Trump por sus resultados económicos

 

La exjefa de Estado elogió la política económica del presidente estadounidense, Donald Trump, y usó ese párrafo de su presentación para enviar un tiro por elevación al Gobierno. Tras recordar que su administración incentivó el  mercado interno, afirmó: “Nos decían que no podíamos recalentar la economía. Miren Estados Unidos, la economía vuela. Los que viajan tanto para allá, sería bueno que imiten lo que hacen allá”.

 

“Para muchos argentinos (la situación actual) es sobrevivir todos los días, en términos literales y no literarios”, agregó Cristina

 

Ante un auditorio repleto, en la Sala Jorge Luis Borges del predio ferial de Palermo, Cristina compartió escenario con la presidenta de la Fundación El Libro, María Teresa Carbano, y el director de Penguin Random House Argentina, Juan Ignacio Boido. Ambos hablaron brevemente antes de que Cristina diera su discurso y celebraron las ventas de ejemplares de “Sinceramente”, que lidera los listados desde su aparición.

 

Los asistentes en el auditorio eran exfuncionarios de los gobiernos kirchneristas, artistas que simpatizan con su modelo, referentes de grupos de derechos humanos y representantes del Partido Justicialista, entre los que se contaba un importante número de intendentes bonaerenses. Afuera, los militantes se repartieron entre las instalaciones de la feria y la calle. La avenida Sarmiento estuvo cortada para que se pudiera concentrar la columna que siguió la presentación desde una pantalla gigante.

 

“Sinceramente”

 

Al referirse puntualmente al libro, Cristina contó que el exjefe de gabinete Alberto Fernández, quien regresó al redil kirchnerista después de trabajar electoralmente con Sergio Massa y Florencio Randazzo, tuvo la idea del libro. “Me dijo ‘A mí, que los conocí a los dos juntos (por ella y Néstor Kirchner), me da mucha angustia que se escriban esas cosas, esas mentiras'”, señaló Cristina . “Fue creciendo en mí la necesidad, no solo de lo que me había planteado Alberto, sino de contar mi historia y la de Néstor”, completó. La expresidenta dijo que eligió presentarlo un 9 de mayo porque fue el día en que se casó por civil con el expresidente, en La Plata.

 

“Lejos de plantear enfrentamientos o peleas, el libro es una interpelación a todos”, afirmó, y agregó: “Es el aporte que puedo hacer para construir algo diferente a todo”. Convocó a “todas las dirigencias”, aunque hizo hincapié en la empresaria: “Nos hacen falta dirigentes empresarios de magnitud, que piensen la empresa como instrumento de desarrollo del país, no de desarrollo personal”.

 

“Que este libro les sirva a los argentinos como instrumento de discusión y debate. No es la Biblia ni el Corán, es un instrumento para discutir a partir de la experiencia. Lo que decimos no es en un congreso de ‘filo’, no es teoría, es práctica y experiencia”, concluyó la expresidenta.

 

Cuando terminó su discurso, Cristina se acercó a saludar a los asistentes ubicados en las primeras filas del auditorio. Después, apareció por sobre un vallado para dedicarle un breve saludo al público que no había podido ingresar a la sala Jorge Luis Borges, donde la entrada era por invitación y se agotó días antes de la presentación.

 

Dejá un comentario