Cannabis en Jujuy: sin avances y con resistencia de productores

11 de mayo, 2019

A fines de diciembre, Gastón Morales, presidente de Cannabis Avatãra Sociedad del Estado (Cannava S.E.), brindaba detalles sobre el ambicioso proyecto que encaraba la provincia de Jujuy para la producción de cannabis medicinal y confiaba empezar en enero el plan de cultivo piloto. “Lo que queremos es iniciar en enero y aprovechar los meses de crecimiento vegetativo de la planta para que, entre mayo y junio, tener la primera cosecha y, si todo acompaña, empezar el proceso de conversión de las plantas en aceite de cannabis de industria local, jujeña, con alcance nacional, en el mes de agosto o septiembre”, dijo.

 

Pero aún no comenzaron ni siquiera los preparativos para la primera siembra y las protestas de los locales van en aumento. Si bien durante marzo hubo reuniones entre el Gobierno provincial y la Cooperativa de Tabacaleros para avanzar sobre acciones en cuanto al cultivo y producción de cannabis, a principios de mayo y luego de tres movilizaciones en Perico, el pueblo donde se encuentra el predio de 14.000 hectáreas, productores y vecinos de esa ciudad tabacalera trasladaron el reclamo a San Salvador de Jujuy en contra de la producción de cannabis en Finca El Pongo. Los productores  manifestaron su preocupación por reglas poco claras, argumentando que cientos de familias perderían su fuente de trabajo y toda la región quedaría desabastecida de alimentos frescos y baratos.

 

“Estamos llevando como grupo de productores la marcha a capital. El motivo es porque ya fueron tres en nuestra ciudad y no recibimos nada concreto, nada de información, ni siquiera del Concejo”, dijo José Luis Fuentes, productor y administrador de la Cooperativa de Productores Agrícolas de Finca El Pongo a Jujuy Al Momento. Fuentes sostuvo que trasladar la marcha desde la ciudad tabacalera a capital “les da la posibilidad de ser escuchados” y comentó que “seguramente harán una presentación en el Ministerio de Ambiente para dejar en claro que producir marihuana en la finca es un despropósito ya que la producción original tiene que ver con el tabaco, la caña y hortalizas”.

 

Protestas de los vecinos de Perico en Jujuy

 

Green Leaf Farms International es una empresa de rápido crecimiento en la industria de la marihuana con operaciones de cultivo con licencia en Las Vegas, Nevada y Jujuy. Fundada en 2014, con la provincia de Jujuy han firmado un acuerdo para que desarrolle 13.597 hectáreas para cultivar una variedad de genéticas de cannabis ricas en CBD y THC y servir tanto al mercado nacional como al internacional.

 

Se trata de la primera empresa conjunta gubernamental en el mundo con orientación al cannabis y al CBD, diseñada para crear el mayor productor  en el mundo con una operación de crecimiento que es 1.000 veces mayor en tamaño que la mayor granja de cannabis en Estados Unidos. Para poner esto en perspectiva, Washington, D.C. tiene 18.000 hectareas, lo que hace que el proyecto de Green Leaf en Perico sea del 75% del tamaño de la capital norteamericana.

 

El contrato firmado a finales del 2018 y ratificado durante reuniones en el verano, contempla una licencia de arrendamiento de 99 años de las tierras, pudiendo cultivar 11 meses al año en 3 ciclos completos de cultivo. Además, la operación y producción es  en una zona “libre de impuestos”.

 

Mariana Mamaní periodista del medio Jujuy Dice, se refirió al megaemprendimiento para la producción de cannabis en El Pongo, una gran finca propiedad del estado ubicada en las adyacencias de Ciudad Perico. “En Perico están manifestándose rechazando este proyecto, hubo un tractorazo y caminatas rechazando la instalación de esta plantación de cannabis. Nadie se opone al proyecto, el tema es que no han sido claros y llamó la atención la manera en que se organizó tan rápidamente. No tiene investigación o laboratorio, la ley pide eso, que se genere en un laboratorio público donde haya investigación y acá eso no existe”.

 

Mientras tanto, un fuerte dispositivo de seguridad custodia las tierras donde se producirá y se dispuso un acceso restringido a Finca El Pongo, que antes del proyecto cannábico era un lugar tradicionalista con visitas turísticas. Ahora, para visitar la casona histórica deben gestionarse permisos ante el secretario de seguridad provincial o el hijo del gobernador, Gastón Morales.

 

Dejá un comentario