Las elecciones de la PBA, vistas desde La Plata

16 de abril, 2019

Vidal Kicillof elecciones

En Cambiemos nadie está sorprendido por los resultados de las elecciones provinciales realizadas hasta ahora. Y saben que, con excepción de Jujuy, le esperan más derrotas antes de las primarias.

 

Pero la mayor preocupación es, como siempre, lo que pueda ocurrir en la provincia de Buenos Aires. Allí, María Eugenia Vidal y su equipo político descuentan que las primarias del 11 de agosto serán muy reñidas. Imaginan una competencia electoral con Cristina Kirchner como candidata y estiman que no sacará menos del 34% de los votos que obtuvo como candidata a senadora en las primarias de 2017 y, tal vez, esté más cerca del 37% que logró en las generales.

 

En La Plata consideran que el candidato a gobernador del kirchnerismo será Axel Kicillof  y creen que obtendrá un porcentaje de votos similar al de Cristina. Por lo tanto, el desafío para Vidal es ganarle a la expresidenta. Los intendentes peronistas hubiesen preferido a uno de ellos compitiendo por la gobernación, pero no tienen forma de imponerlo porque Cristina es la que tiene los votos en el conurbano.  A cambio de ello, les permitirán poblar las listas de legisladores provinciales con candidatos afines.

 

En las primarias de 2015, Vidal obtuvo el 29,95% de los votos y pasó a 39,42% en la elección general. Ese fuerte crecimiento fue producto de muchos cortes de boleta y de la mayor cantidad de votantes en esa instancia. Cerca de la gobernadora interpretan que ahora su piso electoral es mucho más alto ahora que en las primarias de 2015, pero reconocen también, que es más acotado el margen para crecer luego, porque el escenario se presenta más polarizado.

 

De todas maneras, sostienen que Vidal sigue siendo la favorita aun en este momento, que es el peor del Gobierno de Macri y que una eventual mejora de economía en los próximos meses les permitiría asegurar el triunfo. Por eso, no fue casual que frente a la difícil situación social en el GBA con su consecuente impacto electoral, el Gobierno de la provincia haya insistido en la necesidad de tomar medidas como las que anunciará esta semana la Casa Rosada para moderar la tasa de inflación e intentar que la población recupere la capacidad de consumo.  En la misma línea, se ubican los descuentos en los supermercados que ofrecerá el Banco Provincia.

 

En el oficialismo bonaerense, descuentan que Sergio Massa será candidato a Presidente y que llevará a un aspirante propio a gobernador. Les preocupa poco una posible postulación de Roberto Lavagna que, de todas maneras, no están seguros de que se concrete.

 

A su vez, en la Legislatura provincial, luego de su triunfo en 2017, la situación de Cambiemos es bastante holgada y, como ahora tiene que renovar las bancas obtenidas 2015, con mantener el resultado de aquellas elecciones, le alcanzará.

 

En materia de intendencias, se prevé que prevalecerán los oficialismos locales y habrá pocas excepciones. Entre los distritos que hoy gobierna Cambiemos y en el cual las elecciones aparecen más reñidas están Quilmes, Mar del Plata y Pilar mientras que San Martín e Ituzaingó, que hoy son gobernadas por el peronismo, presentan un escenario competitivo.