Depósitos “bancaron” en marzo

5 de abril, 2019

BCRA deuda reservas leliq pesos dólar credibilidad

El BCRA publicó hoy los datos del Informe Monetario con el cierre de marzo, que permiten dilucidar la evolución de los depósitos durante un mes donde, aunque mucho más contenidas que el año pasado, volvieron a aflorar las tensiones en el mercado cambiario.

 

Los depósitos privados en pesos se mantuvieron relativamente estables, creciendo punta a punta del mes apenas 2,2%. Una caída leve en términos reales, si asumimos que la inflación se ubicaría en torno a 4%.

 

Al desagregar entre los componentes, los depósitos “a la vista” (en caja de ahorro y cuenta corriente) crecieron 2,5%, también por debajo de la inflación, en tanto que los plazos fijos lo hicieron a una tasa de 1,4%: $1,28 billón permanecen en este instrumento, una cifra seguida de cerca por los analistas por el riesgo latente que representa para la estabilidad cambiaria ante una dolarización de carteras. La variación fue menor al considerar los depósitos totales, por lo que se infiere que el sector público fue el que redujo sus tenencias.

 

El stock depósitos a plazo fijo privados deflactado por el IPC promedio del 1° trimestre de 2019 resultó 13,8% superior al del mismo período de 2018 (cuarta alza seguida) y 5,1% superior al del último trimestre de 2018 (serie con ajuste estacional), la segunda suba consecutiva. Los datos fueron aportados por Consultora Ledesma. A la vez, en marzo solamente, ese mismo indicador tuvo la 9° suba interanual consecutiva (+10,8%), pero la serie con ajuste estacional cortó una racha de cinco subas y cayó 2,5% mensual. Asimismo, la tendencia-ciclo también cortó una racha de siete subas mensuales (-0,2%).

 

Respecto a los plazos fijos, el relevamiento del BCRA denota que las tasas ofrecidas a los ahorristas acusaron recibo de la suba de la tasa de referencia: la Badlar pasó de 36% a finales de febrero a 45,1% al cerrar marzo. Después de varios meses con tipo de cambio estable, la tasa en pesos no estuvo ni cerca, de todos modos, de empatar el rendimiento del dólar, cuya cotización escaló 11% en el mes.

 

Aunque menores en monto total, los plazos fijos en UVA en manos privadas, un instrumento que ajusta por CER y que seduce, por tanto, en tiempos de inflación acelerada, crecieron 20% y ya rozan los $30.000 millones. Al considerar el stock total, incluyendo sector público, llega a $44.000 millones.

 

Los depósitos en dólares registrados en los bancos argentinos, en tanto, siguen creciendo y cerraron el mes en US$ 34.921 millones (+US$ 1.907 millones en el mes), muy por encima de los valores del año pasado, cuando circularon versiones de una supuesta corrida bancaria. De ellos, US$ 29.853 corresponden al sector privado (+US$ 183 millones en el mes).

 

Tras la decisión del Copom del BCRA de lunes, las tasas pasivas reaccionaron positivamente al alza. Hoy, el BCRA informó que la Badlar (bancos privados) fue de 48,50% y la tasa de un plazo fijo (hasta 59 días en bancos privados) fue de 46,01%. En ambos caos, son datos del miércoles.

 

Si bien no realizó ventas directas en el mercado, las reservas del BCRA cayeron en el mes US$ 1.828 millones, por operaciones por cuenta del sector público, cerrando de todos modos en valores cercanos a sus máximos históricos, por encima de los US$ 66.000 millones. Como el tipo de cambio subió, al valuarlas en pesos, la variación cambia de signo y las reservas suben 8,2%.

 

La base monetaria, por su parte, cayó 3,6% en el mes en términos nominales (cerró en $1.351 billón) reforzando el sesgo contractivo con que la gestión de Guido Sandleris intenta contener la inflación y el tipo de cambio. El efecto del torniquete es doble, porque la inflación persistentemente alta obliga a los agentes a requerir más pesos para sus operaciones, lo que debería llevarlos a aumentar su demanda de dinero con fines transaccionales.

 

Como contrapartida a la baja en la base, el stock de Leliq creció 12% respecto al cierre de febrero, aunque cerró el mes por debajo del billón de pesos (en $927.000 millones). Sumando pasivos no remunerados (base) y remunerados (Leliq) de la autoridad monetaria, el aumento es de 2,2%, lo que lo coloca por debajo de la inflación proyectada para el mes y también por debajo del aumento del valor en pesos de las reservas.