Sica, sobre marcos laborales: “Hay mucha grasa por cortar”

21 de marzo, 2019

Sica, sobre marcos laborales: “Hay mucha grasa por cortar”

 

El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, disertó ayer en un almuerzo organizado por el Rotary Club de Buenos Aires frente a referentes políticos, analistas económicos y, lógicamente, los “rotarios” y, al referirse a una serie de cambios que el país necesita llevar adelante, el funcionario afirmó la necesidad de avanzar en la reforma laboral, mejorando la productividad y los costos extras salariales, con el fin de aumentar la competitividad y reducir la informalidad y los costos laborales.

 

“Dentro de los marcos laborales hay mucha grasa para cortar”, opinó el ministro respecto a la tan demorada reforma laboral, cuya versión aún no ha sido enviada por el Gobierno al Congreso para ser debatida. “Tenemos que trabajar mucho en los convenios colectivos y ahí hay un desafío importante para el sector empresarial”, afirmó el funcionario, aunque consideró que estos cambios deben implementarse sin afectar a los trabajadores.

 

“Hay que modernizar el sistema de relación laboral”, sostuvo Sica, y apuntó a la necesidad de reducir la informalidad, que tiene un piso de casi 30%, el cual considera un indicador clave para explicar el nivel de pobreza. A la vez, el funcionario cuestionó el accionar de algunos empresarios durante los últimos años y reclamó que estos deben admitir también su responsabilidad en materia de informalidad.

 

“Durante los últimos años donde la economía estaba cerrada, muchos sectores empresariales se hicieron socios de los sindicatos. Para muchos, era más fácil ser socio del sindicato y no pelearse en una paritaria, y después darse vuelta y pedir beneficios fiscales, y el Estado terminaba haciendo el trabajo que los sectores empresariales no hacían”, afirmó Sica. “En eso las empresas también tienen que hacer un mea culpa”, añadió.

 

Respecto a una de las preguntas que le hicieron al ministro, que indicaba que la reducción del empleo estaba recayendo principalmente sobre el empleo privado y no sobre el público, el ministro respondió que desde octubre de 2016 en Gobierno empezó a caer la planilla de empleados públicos e señaló que no ha ocurrido lo mismo en las provincias, en donde se encuentra el principal “desafío” en este aspecto.

 

Sobre las negociaciones salariales, el ministro destacó que este año no hay un programa de metas inflacionarias y a pesar de ser un año electoral no hay conflicto en las negociaciones que se vienen adelantando con sindicatos y gerentes de empresas. “Hay una percepción por parte de los trabajadores y los mismos sindicatos que estamos saliendo de una crisis importante, no ve una inestabilidad tan alta que justifique negociaciones trimestrales. Se puede tranquilamente cerrar una negociación anual con revisión semestral”, consideró Sica.

 

Por otro lado, el ministro destacó los nuevos desafíos que afrontan los constantes cambios tecnológicos sobre las actividades laborales, los cuales están generando grandes transformaciones en la forma de producir y en las relaciones en los trabajos, especialmente, teniendo en cuenta que la automatización impacta sobre los niveles de empleo y las economías de plataformas sobre la precarización laboral.

Dejá un comentario