Promesa de reunión destrabó caos callejero

21 de marzo, 2019

Promesa de reunión destrabó caos callejero

 

La convocatoria a una reunión la semana próxima con autoridades del Gobierno Nacional distendió una situación tensa que se reprodujo ayer por la mañana en varios puntos de la ciudad y la provincia de Buenos Aires. Con réplicas en ciudades importantes del interior, una jornada de protesta de organizaciones sociales dejó accesos bloqueados durante horas, que fueron liberados después de una promesa de reunión para la semana que viene, que se concretaría el jueves.

 

Según pudo saber El Economista, la cartera que conduce Stanley convocó a una reunión, pero no precisó una fecha.

 

Durante seis horas se vivió una situación tensa en el Puente Pueyrredón, que estuvo cortado por momentos y fue escenario de un fuerte operativo de seguridad para controlar a los manifestantes, a los que se arrojó gas lacrimógeno. Los cortes se levantaron “ante el anuncio de una mesa de negociaciones para el próximo jueves 28 para el conjunto de las organizaciones sociales”, según informó el Polo Obrero (PO). El Economista consultó a una fuente del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación, quien informó que la cartera que conduce Carolina Stanley realizará un encuentro con las organizaciones sociales, aunque no precisó una fecha para esa cumbre.

 

El Puente Pueyrredón fue el epicentro de las protestas, que se replicaron en la esquina de Corrientes y Callao, en la Autopista Buenos Aires-La Plata, en la ruta 2 a la altura de Mar del Plata, en Mendoza, San Luis, La Pampa y Misiones, entre otros puntos del país. El reclamo fue variado, e incluyó pedidos para que el Congreso trate las leyes de emergencia alimentaria, de emergencia en adicciones y de infraestructura social, así como también la imlpementación plena de la ley de urbanización de barrios populares para la que se exigió la asignación de presupuesto.

 

Durante seis horas hubo tensión en el Puente Pueyrredón, que estuvo cortado y fue escenario de un fuerte operativo.

 

Ante la promesa de reunión con el Gobierno, el Polo Obrero remarcó que planteará “el aumento de los montos, la apertura de los programas y el aumento de la asistencia alimentaria”. Gildo Onorato, uno de los líderes de la CTEP, pidió, en declaraciones que reprodujo la Agencia Télam, “urgentes” políticas públicas para los más pobres, manifestó que el Gobierno “insiste con negar la realidad y minimizar la grave crisis social y laboral que se vive”, y agregó que “en los barrios populares las familias solo comen una vez por día, no hay trabajo ni changas”.

 

Eduardo Belliboni, líder del Polo Obrero, denunció que fue “herido por la Prefectura durante la represión”en el Puente Pueyrredón. “Me empujaron, me dieron palazos y me gasearon. A otro compañero lo tiraron al piso y le tiraron mucho gas y tiene una sería inflamación ocular”, agregó Belliboni, quien en declaraciones televisivas posteriores remarcó que los cortes comenzaron a las 7 y se propagaron por al menos cuarenta puntos en todo el país. En Corrientes y Callao también hubo momentos tensos, con cruces de palabras entre el líder porteño de ATE, Daniel Catalano y efectivos policiales que custodiaban la zona mientras se desarrollaba la protesta.

Dejá un comentario