El mercado apuesta por tasas más bajas

28 de marzo, 2019

fed tasas 2019 bancos centrales

Los bancos centrales están muy activos en estos días porque tienen que dar respuestas a la desaceleración de la economía. En el caso de la Reserva Federal hasta fines del año pasado se pensaba en que en 2019 podría haber dos, o hasta tres, subas de tasas. Luego se empezó a hablar de una sola, y en el segundo semestre. Pero luego de la última reunión de la Fed se consolidó la visión de que no jabría incrementos este año. Y siguiendo con la tendencia, muchos analistas consideran que el próximo movimiento de la Fed podría ser una rebaja de la tasa. Y buena parte del mercado piensa lo mismo como lo demuestra la inversión de la curva de rendimientos de los bonos.

 

Frente a esa circunstancia, varios integrantes de la Fed señalaron en distintas presentaciones públicas que aún no están dadas las condiciones para un recorte de tasas.

 

Mientras tanto, la preocupación por el debilitamiento de la economía global profundizó el llamado vuelo a la calidad y creció el apetito por los bonos del Tesoro de Estados Unidos que subieron su valor y consecuentemente bajan su rendimiento. Ayer, retronó del título a 10 años se ubicó en 2,375, su nivel más bajo en quince meses.

 

En ese contexto, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi señaló que todavía son necesarios los estímulos monetarios y advirtió sobre algunas consecuencias adversas que pueden tener las tasas de interés negativas porque afectan a los bancos.

 

El BCE no volverá a subir la tasa hasta el segundo semestre de 2020 y a partir de septiembre volverá tener una política más expansiva para aumentar la capacidad de los bancos para otorgar créditos.

 

Está claro que los bancos centrales están dispuestos a actuar para contrarrestar la desaceleración de la economía global. En este momento predominan las visiones negativas aunque también aparecen algunas señales favorables como las negociaciones entre China y Estados Unidos para lograr un entendimiento y dejar a un lado sus conflictos comerciales. Hoy se reúnen funcionarios de ambos países en Pekín y la semana próxima lo harán en Washington y el acuerdo parece cercano. De lograrse, podría cambiar el humor de los mercados más allá de la incertidumbre que genera el Brexit.

Dejá un comentario