Faltan 10 días para que aparezca la oferta de dólares

28 de marzo, 2019

Dólar dólares

 

El dólar minorista avanzó 2,86% y cerró en un récord de $ 44,923 promedio, mientras que el mayorista subió 2,88% y terminó también en un máximo histórico de $ 43,87. Una devaluación generalizada de las monedas emergentes, sumado al contexto local, fueron las razones que dieron los analistas de mercado para explicar la suba.

 

El aumento del dólar se produjo en una jornada en la que el BCRA convalidó una suba de tasas de Leliq de 83 puntos básicos, que finalizaron en 67,758% promedio para un total adjudicado de $ 201.445 millones. Con este resultado de la licitación, se generó una expansión de liquidez de $ 8.677 millones.

 

Con ese valor, la divisa se acercó al promedio de la zona de no intervención fijada por el BCRA, que ayer operó entre un piso de $ 39,289 y un techo de $ 50,844. La curva del dólar volvió a establecerse en valores que no registraba desde principios de octubre, cuando se estableció el duro esquema de política monetaria.

 

Gustavo Quintana, analista de PR Corredores de Cambio, aseguró que el derrumbe de las monedas regionales “se alineó con los factores locales para generar una fuerte suba del dólar”. El operador explicó que el incremento de la divisa también se debió a que hubo un principio de compensación y cierre de posiciones que vencen el viernes, “que alimentaron la corriente compradora y presionaron sobre los precios del contado”. También resaltó que el monto negociado en la rueda, de casi US$ 852 millones, fue “el más alto del mes”.

 

A su vez, Fernando Izzo, de ABC Mercado de Cambios, afirmó que “otra vez intervino el BCRA vendiendo futuros en el sistema del Rofex (NDF) en los plazos corto y largo para dar un poco de liquidez al mercado del spot que hacen los bancos, congelando el precio al vencimiento comprado y tomando pesos con sus ventas de contado a tasas entre 25% al 30% TNA”. En el mercado de futuros de Rosario (Rofex) se operaron US$ 1.523 millones, 6% más que el día previo. Los plazos más cortos -entre marzo y abril- concentraron el 76% del mercado con operaciones de entre $ 44 y $ 45,90 mientras que octubre operó a $ 56,45.

 

El dato. Los bonos en dólares retrocedieron entre US$ 1 y US$ 2 en todos los tramos de la curva, siendo los papeles con legislación local los más castigados mientras que el riesgo país avanzó 4% hasta los 791 puntos.

 

  • Por su parte, Martín Vauthier, director de la consultora EcoGo, aseguró a El Economista que el movimiento del dólar “estuvo dado por la dinámica de los mercados emergentes, que estuvieron muy golpeados por una perspectiva de desaceleración importante del crecimiento mundial, sobre todo en EE.UU., China, y Europa”. En ese escenario, los fondos “se van a activos seguros”, como los bonos de EE.UU. o Alemania, y “Argentina es el país más vulnerable, en un contexto de incertidumbre política y donde el riesgo país ya ronda los 800”.

 

  • Para Nicolás Cappella, analista de Invertir En Bolsa, “la suba del dólar estuvo impulsada por una debilidad en las monedas en emergentes en general”. A la vez, agregó: “Entre estas devaluaciones se destacó la de Brasil, luego de que Diputados aprobara un proyecto para restringir las capacidades del presidente Jair Bolsonaro para modificar partidas presupuestarias. Y también la de Turquía, que estaría por implementar restricciones a la libre salida de capitales y elevó la tasa a 1.200%”. Por el lado local, agregó, “continúa la desconfianza de cara a las elecciones y esta incertidumbre lleva a la dolarización de portfolios, sumado a que el esquema monetario parece haber perdido la confianza que supo generar a principios de año”.

 

  • Por otra parte, según el director de Research For Traders, Gustavo Neffa, hay una “crisis de confianza” que hace “estéril” subir las tasas. En este escenario, aseguró que estamos en un círculo vicioso: “Si no se controla el dólar Cambiemos tiene menos posibilidades de ganar las elecciones y eso alimenta a su vez una nueva suba del dólar. Las ventas de dólares a partir del 15 de abril y la súper cosecha ayudarán, pero el miedo es qué harán quienes tienen inversiones en pesos cuando llegue el vencimiento de sus plazos fijos o Lebacs”.

 

  • Según Adrián Yarde Buller (Grupo SBS), la dinámica del mercado cambiario parece marcada por una combinación de dos factores. “Por un lado, los temores respecto de una desaceleración global tuvieron un fuerte impacto en los activos emergentes, ocasionando un daño mayor en el caso de Argentina. Por otra parte, algunas señales apuntan a un desanclaje de las expectativas de inflación, aunque aún no queda clara la magnitud de este impacto”, agregó. A la vez, amplía: “En el corto plazo el BCRA sólo puede apelar a subas de tasas y el poder de fuego que tiene en futuros, ya que el tipo de cambio sigue dentro de la Zona de No Intervención. A su vez, el Tesoro tendría que esperar hasta mediados de abril para empezar a subastar dólares, por lo que tampoco tiene margen de acción. En resumen, las autoridades no tienen demasiados instrumentos para atacar la volatilidad cambiaria, especialmente si siguen creciendo las presiones externas”.

 

  • En Delphos hicieron hincapié en la falta de oferta y herramientas en un informe a clientes. “El mercado cambiario exhibe un descontrol propio de una política económica que carece de herramientas para hacer frente a dinámicas disruptivas. La tasa de interés, por más alta que sea, no lograría responder a la velocidad de los movimientos del tipo de cambio. Aún restan 10 jornadas para que el Tesoro comience a ofrecer US$ 60 millones diarios y empiece el período estacionalmente fuerte de liquidación de divisas. Mientras tanto, la sensación de que el Ejecutivo tiene las manos atadas y la incertidumbre política son las que marcan el ritmo”.

 

Dejá un comentario