CFK intenta descomprimir la interna tucumana

27 de marzo, 2019

Cristina default riesgo país

“Fue decisión de Cristina Kirchner y el espacio lo respetó”, señaló el exjefe de Gabinete, Alberto Fernández, el día después de que el diputado Pablo Carro anunciase que no sería candidato a gobernador por la provincia de Córdoba. “Cuando Cristina lanzó Unidad Ciudadana hubo críticas del peronismo en todo el país y afectó su relación con el partido. Ella tomó nota de lo que pasó y advierte que hubo errores y no quiere volver a cometerlos”, agregó Fernández en el mismo sentido. El acuerdo en Tierra del Fuego de los días anteriores, que se sumaba a otros, en otros distritos, ofrecía contexto a la decisión.

 

Ayer uno de los precandidatos a intendente de la ciudad capital dio un paso al costado en favor del candidato de Manzur.

 

Tucumán, en ese sentido, es una especie de excepción. O de caso todavía no resuelto. Allí, dos pesos pesados del peronismo se disputan el control de la provincia: el actual gobernador Juan Manzur y su antecesor, José Alperovich. Ambos enarbolando como bandera cercanía con la expresidenta. Más duradera en el caso de Alperovich, intermitente en el de Manzur. Sobre todo, si se tiene en cuenta su pertenencia, hasta hace no tanto, al peronismo federal. Como en los otros casos, la posición de Cristina parece no diferir: acuerdo de unidad para no fragmentar la oferta peronista y ceder protagonismo a Cambiemos.

 

Mientras Manzur y Alperovich persisten en su duelo, ayer uno de los candidatos a intendente de San Miguel de Tucumán, la ciudad capital, dio un paso al costado. Se trata de Hugo Cabral. Estaba originalmente más cerca de José Alperovich, de quien fue funcionario. Anunció su “baja” en una reunión con Manzur, con foto incluida y mensaje para el actual senador nacional. “Nuestra consigna fué, es y será la misma, el que no trabaja por la unidad trabaja para Macri, lo hemos reiterado en distintas oportunidades y hoy me toca a mí dar un paso al costado en pos de ese objetivo”, fue el mensaje de Cabral, en una “carta abierta a los vecinos”.

 

El primer beneficiado de esta decisión es Mario Leito, el candidato de Manzur para disputar el municipio. Cabral se ofreció a poner su plataforma a su disposición y a apoyarlo en la campaña. “De la misma manera apoyaremos la fórmula Manzur-Jaldo”, agregó. “Agradezco el enorme gesto de grandeza de Hugo Cabral de declinar su candidatura a intendente de San Miguel de Tucumán y apoyarme de cara a las elecciones del 9 de junio. Es un gesto en beneficio de los tucumanos y el movimiento peronista”, sostuvo el gobernador en la reunión y a través de las redes sociales.

 

El temor en el peronismo provincial y también de Cristina es que la división conspire contra las chances en la provincia.

 

Cabral, en ese sentido, fue más explícito que Carro en su momento. “Cristina quiere ser la arquitecta de la unidad, independientemente de las candidaturas”, sostuvo el dirigente. Mientras Alperovich muestra encuestas que lo ubican con una buena performance, desde el gobierno de la provincia presionan para que sea el senador quien dé el paso al costado. Como Cabral. “Alperovich está encaminado a hacer un ridículo electoral. Lo de él es funcional pura y exclusivamente a Macri”, sostuvo legislador Christian Rodríguez, uno de los brazos parlamentarios del gobernador.

 

El temor en el peronismo provincial y también de Cristina es que la división conspire contra las chances del oficialismo en la provincia. En Cambiemos, que tenía cinco precandidatos en competencia previa, Casa Rosada resolvió apoyar a la senadora radical Silvia Elías de Pérez como cabeza del binomio. Sin forzar un desenlace traumático, la senadora nacional por Unidad Ciudadana pretende lo mismo. Que el candidato sea uno. Y solo uno.

Dejá un comentario