La Reserva Federal no subirá la tasa este año

20 de marzo, 2019

fed tasas 2019 bancos centrales

Como se descontaba, la Reserva Federal mantuvo las tasas de interés entre el 2,25% y 2,50% y la mayoría de sus integrantes considera que no será necesario subirlas este año. Además, se anticipa que habrá una sola suba en 2020.

 

La decisión de la Fed es consecuencia de la desaceleración del nivel de actividad porque ahora pronostica una suba del PIB de sólo 2,1% en 2019 mientras que en diciembre apuntaba al 2,3%. En 2018 el crecimiento fue de 2,9%. La visión de la entidad monetaria no es favorable para Donald Trump porque que prevé que el PIB sólo crezca 1,9% en 2020. De todas maneras, la Casa Blanca cree que la expansión será mayor tanto este año como el próximo.

 

Por otra parte, se proyecta que el índice de precios de los gastos en consumos personales, que es la medida que más toma en cuenta la Fed para definir su política monetaria, subirá 1,8% y se ubicará por debajo de la meta de inflación del 2%. En el comunicado se destaca que la inflación ha bajado como consecuencia de la caída del precio de la energía.

 

La visión de la Fed es muy positiva y estaría cumpliendo con sus dos objetivos porque entiende que habrá estabilidad de precios con un mercado de trabajo muy sólido que llevará a la tasa de desempleo a 3,7%. A su vez, se anunció que a partir de mayo se irá desprendiendo de forma más lenta de sus activos que alcanzan a US$ 4 billones y que dejará de hacerlo por completo a partir de septiembre.

 

La reacción de los mercados fue la previsible con la excepción de lo que ocurrió con las acciones que subieron inmediatamente después de conocerse el documento de la Fed para bajar luego. Pero el dólar bajó 0,5% contra una canasta de monedas, su nivel más bajo en seis semanas mientras que el euro trepó 0,7% porque el diferencial de tasas se mantendrá en niveles similares a los actuales. Lo más destacado fue la baja del rendimiento del bono del Tesoro que se ubicó en 2,53% anual, su nivel más bajo en catorce meses.

 

Para la economía global, que el ciclo alcista de la Fed haya terminado es una buena noticia en un momento en el que se observa una desaceleración del nivel de actividad en varios países y lo es en particular para los países emergentes, porque además de abaratar sus deudas, las tasas bajas crean las condiciones para que haya un dólar más estable. Fue precisamente su suba a partir de mediados de abril del año pasado la que desacomodó a los mercados emergentes.

Dejá un comentario